KARATE y algo más …

Un lugar para el karate deportivo, karate de dojo, arbitraje, entrenadores, atletas, historia, filosofía, técnicas , tradiciones y educación física .

FILOSOFÍA.TRADICIONES Y CULTURA JAPONESA

Funerales en Japón
Así se despiden los japoneses de sus seres querido

El 90 % de los funerales son de tipo budista

En Japón se celebra la navidad, una costumbre occidental, las bodas en iglesias cristianas, el Año Nuevo visitando santuarios sintoístas, y los funerales al estilo budista. En el trasfondo cultural del país existe una inconsciencia religiosa. Tal vez para las personas que otorgan gran importancia a la fe y la religión es un poco complicado comprender la idea general del sentimiento religioso en el país.

En el caso de los funerales, los japoneses tienen ceremonias budistas, sintoístas, cristianas y no religiosas, aunque las ceremonias budistas son sin duda las mayoritarias. En estas ceremonias unos bonzos se encargan de leer unos sutras y realizar los rituales budistas correspondientes para el difunto. La estrecha relación del budismo con los funerales hoy en Japón hace que, a modo de mofa, a menudo se mencione esta creencia como el “budismo de funerales”. Una encuesta realizada por la Asociación de Consumidores de Japón revela que el 90,1 % de los funerales en el país son de tipo budista, un 3,4 % sintoístas y un 2,4 % no tienen carácter religioso.

Un funeral cuesta en Japón alrededor de dos millones de yenes

Aunque la forma en la que se ejecuta el funeral difiere en varios aspectos según la secta y el lugar, hay semejanzas en todas las ceremonias. En primer lugar se deben pronunciar unos sutras (kyō) por el alma del fallecido, que se ha colocado con la cabeza mirando hacia el norte, y una vez se ha realizado la limpieza del cuerpo se introduce en el ataúd de madera (hitsugi) y tiene lugar el velatorio (tsuya). Durante el velatorio, como en otras culturas, los familiares y amigos comparten historias y recuerdos de la vida del fallecido en su última noche en este mundo.

Al día siguiente tiene lugar el rito funerario y la ceremonia de despedida. Posteriormente se crema el cuerpo del difunto, y los familiares en parejas se pasan los huesos que han quedado con unos palillos para introducirlos en una urna (kotsutsubo). En 2013 el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar informó que en Japón el 99 % de los difuntos son incinerados. Por otra parte, el coste medio nacional de un funeral está en torno a los dos millones de yenes.

Dependiendo de la relación que tuviesen con el difunto o su familia, los participantes pueden elegir si asisten al velatorio o al funeral. La etiqueta para el luto (mofuku) es un vestido negro para las mujeres, y un traje negro con corbata del mismo color para los hombres. Los que asisten al funeral suelen llevar consigo también un rosario budista conocido como juzu. En los velatorios la etiqueta es menos formal.

Las personas que acuden al funeral entregan un pequeño donativo conocido como kōden, o “dinero del incienso”, para ayudar con los gastos de la ceremonia. La cantidad del kōdendifiere según la edad y la posición de la persona que lo entrega o la relación que tuviese con el fallecido o su familia, pero ronda entre los 5.000 y los 10.000 yenes. El dinero es depositado en un sobre especial llamado kōdenbukuro y entregado al llegar a la ceremonia.

Un kōdenbukuro y un juzu.

Algo que tiene lugar sin falta en todos los funerales es la quema de incienso, o shōkō. La manera fundamental de quemar incienso en un funeral es la siguiente: primero se toma un poco de incienso en polvo (makkō) utilizando el dedo pulgar, el índice y el corazón de la mano derecha, levantando la palma hacia adentro hasta la altura de la frente. Después se esparce el incienso en un quemador (kōro), manteniendo los dedos encima del recipiente. Dependiendo de la secta budista, esto se realiza una sola vez o se repite tres veces.

Shōkō.

Los funerales de hoy en día en Japón

Además del coste elevado de estas ceremonias, a medida que la población japonesa envejece y aumenta el número de familias con menos hijos, la tendencia general de los funerales está cambiando y convirtiéndose en ceremonias más pequeñas y baratas. Por otro lado cada vez se celebran menos funerales en los hogares, y la muerte está pasando a ser una realidad que ya no forma parte de la vida diaria.

Un sepulcro budista.

También se ha puesto de moda entre las familias de los fallecidos esparcir las cenizas en el mar y la montaña respetando la voluntad del difunto, una práctica conocida como shizen-, preparar la música funeraria (ongaku-sō), o enterrar al fallecido cerca de un árbol (jumoku-sō). También hay personas que celebran su funeral en vida (seizen-sō).

Con los cambios que el paso del tiempo impone en la visión de la vida y la muerte que tienen los japoneses, la manera de celebrar los funerales y los entierros también se está transformando. En los últimos años han aparecido más empresas especializadas en funerales que ofrecen opciones distintas y ceremonias a un precio más asequible, por lo que el abanico de opciones para despedir a nuestros seres queridos es mucho mayor.

(Fotografía del encabezado: un altar budista, o saidan.)

 Introducción a la caligrafía japonesa

¿Qué os viene a la mente cuando escucháis las palabras “caligrafía japonesa”?

Algunos quizás las relacionáis con conceptos como tradicional e incluso ceremonioso. Otros quizás pensaréis que es algo guay, para poder practicar la escritura japonesa de una forma mucho más informal y divertida. Y por último seguramente también algunos cuantos lo vincularan a la idea del budismo zen, de la meditación y de la paz mental.

Yo personalmente, después de vivir varios años fuera de Japón me he dado cuenta de que la caligrafía japonesa representa una faceta cultural importante sobre de mi país. Un símbolo que se ha convertido también en un arte reconocido y preciado también fuera de las fronteras japonesas.

          Ejemplos de caligrafía japonesa realizadas por mi abuelo que tenemos en Espai Wabi-Sabi

 

El concepto del ‘camino de la escritura’ y un poco de historia

En japonés utilizamos el término 書道しょどう (se escribe shodo en romaji y se pronuncia como shodoo) para referirnos a la caligrafía artística que practica la escritura de los caracteres japoneses hiragana, katakana y kanji con pincel y tinta. La traducción literal de la palabra shodo es “camino de la escritura”.

No os será difícil de entender que el shodo proviene de la caligrafía China, puesto que la escritura de los kanji también tiene origen en este país. Así pues, desarrollada en China, la caligrafía llegó a Japón entre el siglo VI y el s.VII durante la era Nara junto con las técnicas que utilizaban la tinta, los pinceles y el papel como soporte para plasmar los ideogramas.

En un primer término, escribir con pincel y tinta se puso de moda entre los aristócratas y los samuráis, aunque con el paso del tiempo también se acabó difundiendo y popularizando entre el resto de la población.

Hoy en día incluso, escribir con tinta y pincel es un hecho naturalmente integrado en nuestra vida y es una técnica que utilizamos en ocasiones concretas como por ejemplo en la postal de felicitación del año nuevo “nengajo” y otras ocasiones especiales como bodas y funerales.

A principios de año también, especialmente en el día 2 de enero, suele celebrarse un evento llamado kakizome (書き初め, primera caligrafía del año) en el que la gente realiza una obra caligráfica que simboliza su deseo para el año nuevo.

Además, caligrafía es una asignatura obligatoria en la escuela primaria y en la escuela secundaria. En el instituto también tenemos una asignatura cultural que engloba caligrafía, música y arte. Algunos estudiantes de primaria y secundaria también acuden a una academia especial para aprender caligrafía como actividad extraescolar, con el objetivo de aprender a escribir con pincel de una forma bonita y armónica. Yo mismo asistí a este tipo de academia para practicar caligrafía desde los 6 hasta los 10 años.

 

El alma del shodo

Como comentaba un poco más arriba, la caligrafía se basa en escribir kanji y los silabarios kana (hiragana y katakana) con pincel y tinta sobre papel de arroz. El objetivo del shodo es concentrar la mente y expresar lo que hay en su interior a través de la escritura. Los mismos caracteres pueden expresar cosas muy diferentes en función de la intensión con la que son escritos, su fuerza o suavidad, grosor, densidad de la tinta, etc.

Se dice también que la caligrafía japonesa se considera como un arte vinculado a la filosofía zen y al budismo, pues para realizar una caligrafía hermosa y equilibrada uno tiene que alcanzar un estado de mente de “vacío”, el factor más importante de todos, incluso más que la técnica utilizada en la escritura de los trazos.

 

Diferentes estilos de caligrafía japonesa

La caligrafía japonesa ha desarrollado diferentes estilos, entre los cuáles los más comunes son:

楷書かいしょ  (kaisho)

Se caracteriza por “la forma cuadrada” en la que los trazos de los caracteres son escritos con una estéctica de ‘imprenta’. Los principiantes empiezan con este estilo ya que los ideogramas se reconocen y se pueden leer claramente, es el primer paso para familiarizarse con el arte del shodo.

 

行書ぎょうしょ  (gyosho)

“La escritura de recorrer” es el estilo semi-cursivo en el qué se escribe más rápido y más suave que en el anterior. Aún podremos leer y entender las caligrafías realizadas con esta técnica.

 

草書そうしょ  (sosho)

“La escritura de hierba” es el estilo cursivo y torcido en el que la técnica es mucho más libre y fluida, este estilo se enfoca más en la hermosura que en la compresión.

 

Página del libro ‘Diccionario de las 3 caligrafías’

 

Utensilios principales de la caligrafía japonesa y su colocación

Primero de todo necesitaremos los pinceles para escribir. Al pincel en japonés se le llama  ふで  (fude). El haz de pelo de los pinceles de caligrafía suele ser de pelo de animales como de caballo, oveja o mapache y el mango de madera. Los clasificamos en dos grupos según su tamaño:

太筆ふとふで大筆おおふで)pincel grueso o grande para escribir kanji y kana

細筆ほそふで (小筆こふで)pincel fino o pequeño para escribir letras pequeñas o tu nombre

Como segundo elemento imprescindible tenemos la tinta, que en japonés llamamos すみ  (sumi). Tradicionalmente se utilizaban barras de tinta sólida que se disolvían en agua, pero hoy en día se usa bastante la tinta líquida embotellada, a la que llamamos 墨液ぼくえき  (bokueki), para poder empezar a escribir sin esperar puesto que ya está preparada.

También dispondremos de un recipiente donde verteremos la tinta que queremos utilizar y donde mojaremos el pincel. Este recipiente suele estar hecho de piedra y su nombre es  すずり(suzuri).

Anteriormente se utilizaba para preparar la tinta, disolviendo la barra sólida de tinta con agua fría dentro de la piedra. Actualmente si utilizamos tinta líquida su función es únicamente de recipiente para la tinta que vamos a usar mientras escribimos.

No podemos olvidarnos del papel de arroz que se utiliza para la caligrafía, llamado 和紙わし  (washi), también conocido como 半紙はんし  (hanshi) cuyo tamaño es el estándar japonés para practicar caligrafía.

El papel se coloca sobre un fieltro llamado 下敷したじ (shitajiki), su principal función es la de sostener el papel para que no se deslice al escribir, así como absorber la tinta sobrante de cada trazo.

Fijaremos el papel encima del fieltro con el 文鎮ぶんちん  (bunchin), un pisapapeles normalmente de metal pesado.

Finalmente, nuestro kit de caligrafía japonesa seguro que también incluirá una estera de bambú enrrollable para guardar los pincelesllamada 筆巻ふでま(fudemaki), y una botellita de plástico 水差みずさ (mizusashi) para echar agua al suzuri y disolver la barra de tinta sólida.

Mi set de caligrafía

 

Postura correcta para realizar caligrafía

Hay que tener en cuenta algunos factores como la posición del cuerpo y  la postura para poder realizar correctamente caligrafía. El punto más importante es que el brazo nunca se apoyará en el escritorio mientras escribimos.

Imagen de un libro de texto de escritura japonés de secundaria, traducida por Espai Wabi-Sabi

 

Como utilizar los utensilios de caligrafía

En la práctica de la caligrafía japonesa, tendremos que tener en cuenta varios aspectos como por ejemplo aprender a coger correctamente el pincel en función de su tamaño, la forma de disolver la tinta sólida y también como limpiar correctamente los utensilios para una óptima utilización futura.

Imagen de un libro de texto de escritura japonés de secundaria, traducida por Espai Wabi-Sabi

 

 

Conclusiones

En Japón utilizamos la escritura no solo como un instrumento para comunicarnos, como hemos visto en este artículo también es una forma de arte. Observamos la mente del individuo a partir de la escritura llegando a intuir su personalidad por la forma en la que escribe.

Sin ponernos tan profundos, también podemos utilizar la caligrafía como una forma alternativa y más amena para estudiar kanji, ¿por qué no te permites un descanso del libro y tomas el pincel y la tinta? La caligrafía japonesa es sin duda una forma relajante para disfrutar repasando los kanji.

Fuente original: http:/https://www.espaiwabisabi.com/caligrafia-japonesa/

 Hiragana: la primera pieza para construir el japonés escrito

 La emoción del reconocimiento

Nippon (Japón) escrito en hiragana, katakanay kanji, respectivamente.

El idioma japonés cuenta con tres sistemas de escritura principales, y el más básico y esencial de los tres es el hiragana. Los niños aprenden sus 46 caracteres en la época preescolar, antes de empezar con el katakana y el kanji. Es completamente fonético, lo cual quiere decir que los caracteres siempre tienen la misma pronunciación básica, con lo cual se pueden utilizar enseguida con facilidad, a diferencia de lo que ocurre con otras grafías, como la inglesa. Cada uno de los caracteres representa un sonido corto diferente, que casi siempre termina con una de las cinco vocales: a, i, u, e, o. Solo uno de ellos, que representa el sonido n, no incluye una vocal.

Los pequeños caracteres sobre el kanji(llamados furigana o rubi) indican la pronunciación. Nihongo o benkyō shite imasu(Estudio japonés).

Los estudiantes extranjeros pueden salir al paso durante un tiempo estudiando japonés escrito en rōmaji (alfabeto romano). Pero dado que el hiragana solo cuenta con el doble de caracteres que el alfabeto merece la pena realizar el esfuerzo de aprenderlo desde el principio. Es la base de la lectura posterior, y se utiliza para indicar la pronunciación de algunos kanjis que el lector no necesariamente debe conocer. Saber hiragana es también la base de las primeras experiencias de emoción al reconocer palabras en un entorno de habla japonesa.

Los trucos mnemotécnicos pueden acelerar el proceso de aprendizaje, aunque algunos de los caracteres del hiragana son más fáciles de memorizar que otros. En el caso de し (shi), por ejemplo, puede bastar con observar que “Ella tiene el pelo largo”. Otros caracteres pueden requerir algo más de tiempo e imaginación. Algunos son más o menos parecidos a sus equivalentes en el alfabeto, como ん, que recuerda a una “n” estilizada, y た, que se asemeja en su forma a “ta”. El kana い (i) se parece a un par de íes juntas, sin punto.

Mnemotecnia para el hiragana.

Mi dibujo mnemónico favorito es el de む (mu), que parece una vaca (la cabeza a la izquierda y la cola a la derecha), el animal que dice “¡mu!”. El kana de ふ (fu) se parece un poco al monte Fuji. Es fácil encontrar más ejemplos en Internet buscando “hiragana mnemotecnia”. Si el problema es confundir kanas parecidos, como さ (sa) y き (ki), れ (re) y わ (wa), o は (ha) y ほ (ho), concentrarse en las diferencias, como las líneas extra de き y ほ ayuda a prevenir la confusión.

Ponerlo en papel

La capacidad de escribir hiragana en Japón sigue siendo esencial, incluso aunque cada vez pasamos más tiempo tecleando en nuestras pantallas. Escribir a mano refuerza también la lectura, así que no hay razón para dudar. Los niños japoneses aprenden mediante ejercicios de repetición, y aunque muchos aprendientes usan aplicaciones u otras herramientas digitales para aprender los kanas, no hay modo mejor de hacer que la lección se quede que sentarse y escribirlos a mano. Se puede encontrar hojas de práctica en Chibimusu Doriru. Con ellas conseguiremos un buen punto de partida para nuestro autoaprendizaje.

Los profesores de escuela primaria suelen ser estrictos con los niños para que hagan los trazos perfectos y los escriban en el orden correcto. Mi propia opinión sobre el orden de los trazos (también para el katakana y el kanji) es que es mejor intentar aprenderlo correctamente desde el primer día, pero mientras el resultado final sea el mismo, no supone un problema, necesariamente. Sin embargo, es digno de mención que la apariencia correcta de los caracteres depende a veces del orden correcto; escribirlos en orden incorrecto puede causar problemas de reconocimiento cuando lo hacemos con el dedo o con un stylus en un teléfono o una tableta.

También debemos mencionar que algunos caracteres poseen una apariencia diferente de la forma impresa cuando se escriben a mano. Aunque los trazos de き y さ aparecen unidos en su forma impresa, como puede verse en la caligrafía cursiva, suele aparecer un espacio entre la línea casi vertical y las horizontales inferiores, cuando se escriben a mano (ver la tabla más abajo).

Asociación y memorización

Tras aprender los caracteres básicos aún queda por hacer. Dos trazos cortos a la derecha de un kana hacen que las consonantes sordas pasen a ser sonoras; así, por ejemplo, か (ka) se convierte en が (ga). Los elementos de la columna de は (ha) adoptan un sonido “b”, como en ば (ba), y también pueden adoptar un sonido “p” mediante el uso de un pequeño círculo, como en ぱ (pa). Los kanas pueden formar combinaciones como しゃ (sha) y きょ (kyo). Y finalmente, un っ pequeño indica una geminación, una pausa corta entre consonantes, como en てっぱん (teppan).

La memorización del hiragana (y otros sistemas de escritura) es más fácil en contexto. Es muy normal reconocer de inmediato los caracteres en una de nuestras palabras favoritas, pero no lo es tanto con un término no muy familiar. Asociar los kanas que nos resultan difíciles con un elemento muy conocido del vocabulario puede ayudar a que se fijen en la memoria. Encontrar y leer palabras en el entorno cotidiano también es excelente para la memorización. Vivir en Japón es ideal y reduce enormemente el esfuerzo, pero también puede ser efectivo aprovechar toda oportunidad de buscar hiragana en obras de anime, o imprimir palabras que memorizar y colocarlas por la casa.

No existe un equivalente popular a la famosa canción del alfabeto en inglés, para aprender el orden en hiragana (a, i, u, e, o, ka, ki, ku, ke, ko, etc.). Es útil saber, por ejemplo, que は (ha) viene antes de ま (ma) pero después de な (na) en listas ordenadas, diccionarios japoneses o al intentar orientarnos en una tienda de música. Quizá la forma más fácil de hacerse con el orden consista en practicar con una tabla que lo muestre, como la que ofrecemos más abajo.

El poema  es un famoso texto en verso, escrito hace unos 1.000 años, que cuenta con todos los kanas y expresa un mensaje budista sobre lo efímero de la vida. Su nombre deriva de sus tres primeras sílabas, i, ro y ha, y se utilizaba antes para ordenar los kanas. Aunque ese orden ya casi no se usa e incluye algunos kanas que ya no aparecen en el japonés moderno, todavía se utiliza en ciertos contextos, como en algunos juegos de cartas para niños.

Hiragana Chart

(Traducido al español del original en inglés. Ilustraciones de Mokutan Angelo.)

Geishas

Las geishas son una de las imágenes, junto al monte Fuji, que suele saltar a la mente de las personas de otros países cuando se les pregunta por Japón. Estas mujeres amenizan los banquetes con su dominio de las artes tradicionales, y hoy sus espectáculos son disfrutados también por muchos visitantes extranjeros.

 Animadoras japonesas expertas en las artes tradicionales vestidas con bellos kimonos

Hubo una época en la que la imagen de Japón en el extranjero estaba formada principalmente por el monte Fuji, las geishas y el harakiri. Las geishas son mujeres expertas en artes tradicionales japonesas como el canto, la danza o el shamisen, entre otras destrezas con las que animan los banquetes. Cuentan que sus orígenes los encontramos en el período Edo (1603-1868), cuando las mujeres que trabajaban en las casas de té de Kioto, donde se servía té y dulces tradicionales a los viajeros que peregrinaban a los santuarios y templos, comenzaron a ofrecerles sus presentaciones de shamisen y baile imitando los teatros de kabuki. Hoy siguen animando los banquetes de las empresas para sus clientes y de los turistas en ciudades como Kioto, Tokio, Niigata o Akita, entre otras regiones en las que la cultura de las geishas aún pervive.

Geishas de Shimbashi frente al Kabukiza. @Jiji

Para llegar a ser geisha una chica tiene que ser adiestrada duramente 5 o 6 años. Las geishas que están estudiando en la región de Kantō, donde Tokio es el mayor centro de estudios, son conocidas como hangyoku u oshaku, mientras que en Kioto reciben el nombre de maiko.

Las maikos y hangyokus aprenden durante su juventud, entre los 15 y los 20 años, toda suerte de aptitudes con el objetivo de convertirse en auténticas geishas algún día: la ceremonia del té y el arte floral, danza japonesa, shamisen, normas de cortesía, etc. Los kimonos de estas aprendizas son distintos de los que llevan las geishas ya consolidadas. Suelen ser en su mayoría de colores y diseños más brillantes, especialmente las maikos de Kioto son conocidas por llevar un obi, una faja ancha para sujetar el kimono, llamado darari que cae hasta casi los tobillos y se balancea con el movimiento. También es muy popular la imagen de las maikos que caminan sujetando el largo kimono por el dobladillo para levantarlo y que no arrastre por el suelo.

Una vez han terminado su adiestramiento, las aprendizas pasan a ser llamadas geishas en la región de Kantō, y geikos en Kioto. En ese momento cambian la forma en la que atan su obi, y la longitud del kimono se queda más corta como uno habitual.

Las geishas se popularizaron más en Estados Unidos a raíz de la película Memorias de una geisha, basada en el best-seller de Arthur Golden inspirado en una historia real. Este filme, estrenado en 2005, recibió 3 Oscars de la academia de Hollywood.

A los extranjeros les encanta experimentar el ozashiki

Cuando se contrata el servicio de las geishas es importante comprobar antes que son aceptadas en las instalaciones en las que se quiere celebrar la reunión. Las geishas no pueden acudir a cualquier tipo de establecimiento. Es que hay que contratar el servicio a través de determinados ryokan, restaurantes y casas de té.

Los banquetes en los que participan geishas son conocidos como ozashiki, y son normalmente cenas de unas dos horas de duración. Lo habitual en estas fiestas es observar de cerca las artes tradicionales de Japón mientras se come, para después pasar a disfrutar al ritmo de la música de antiguos juegos japoneses conocidos como ozashiki asobi. En los ozashiki las geishas encargadas de la danza son conocidas como tachikata, y las que tocan los instrumentos son las jikata, normalmente entre dos o tres personas.

Contratar a una geisha puede costar entre 20.000 y 40.000 yenes, dependiendo de su prestigio

Contratar a una geisha cuesta habitualmente entre 20.000 y 40.000 yenes, precio en el que no se incluye la comida, así que para disfrutar de sus dotes artísticas es necesario hacer un desembolso considerable de dinero. Por este motivo antes había muchos turistas que iban a algunos estudios especializados donde pueden disfrazarse como geishas para tomarse fotografías de recuerdo. También puede observarse a muchos turistas que esperan en las calles de Kioto para ver si aparece fugazmente alguna de estas artistas.

Atendiendo a las demandas de los visitantes, en los últimos años han aumentado el número de establecimientos, casas de té y hoteles que ofrecen a los visitantes la posibilidad de experimentar un ozashiki por un precio relativamente barato un poco antes del inicio de la hora de los ozashiki formales. Algunos de estos establecimientos cuentan con geishas bilingües o intérpretes para los clientes extranjeros, permitiéndo así a estos visitantes experimentar de manera más profunda la cultura japonesa.

 

Fuente original: https://www.nippon.com/es/features/jg00026/

Cinco juguetes tradicionales de Japón

Japón es hoy popular por sus videoconsolas como la Nintendo Switch o la Playstation 4. No obstante, el país cuenta también con una rica tradición de juguetes y juegos convencionales que han hecho las delicias de los niños y niñas de la nación durante siglos. Aquí les mostramos cinco longevos juguetes de gran popularidad.

Kendama

La versión japonesa del juguete conocido en el mundo hispanohablante como balero, emboque o boliche (entre otros nombres) gana en dificultad a través de las diferentes formas en las que los jugadores pueden tomar la bola, ya sea en una de sus tres copas de tamaños diferentes o el pico en uno de los extremos. De hecho, hay innumerables trucos para los más expertos. Su nombre viene de la palabra ken, la “espada” o empuñadura, y tama, la bola.

Karuta

Hay muchos tipos de juegos de cartas que se conocen como karuta en Japón, pero los juegos de niños se basan típicamente en el silabario kana. Sobre el suelo se extienden las cartas de una baraja compuesta por dibujos, y hay otra baraja compuesta de palabras que coinciden con esos dibujos, normalmente poemas o frases que comienzan con cada uno de los kana, que se lee en voz alta. Los jugadores se sientan alrededor de las cartas colocadas sobre el suelo y tratan de capturar la carta que coincide con las palabras que han sido pronunciadas.

Kokeshi

Estas peculiares muñecas de madera de cuerpos cilíndricos fueron creadas originalmente por trabajadores de la madera de Tōhoku, en el norte de Japón. Hay 10 diseños regionales estándar, muchos de ellos asociados a los establecimientos de aguas termales en los que se vendieron por primera vez. Su elegancia minimalista las ha convertido en objetos populares entre los coleccionistas.

Daruma otoshi

El fundador del budismo Zen, Bodhidharma, es conocido como Daruma en Japón y es el protagonista de este juego de “tirar al daruma”. Las reglas son bien sencillas: hay que golpear las piezas una a una con una pequeña maza de abajo a arriba. Resulta muy complicado completar este juego sin tirar toda la torre y terminar perdiendo. En el vídeo de arriba pueden ver un ejemplo en cámara lenta de un afortunado golpe de maza.

Hanetsuki

Este juego se parece un poco al bádminton y lo jugaban normalmente las niñas durante Año Nuevo. El hanetsuki requiere de dos raquetas o paletas de madera (hagoita) y un volante. No hay red, pero los que fallaban un golpe veían tradicionalmente su cara marcada con tinta. Antiguamente se creía que cuanto más tiempo estuviese el volante en el aire, mayor sería la protección que tendrían las jugadoras ante los mosquitos durante el nuevo año.

Créditos de las fotografías

KendamaRambalac
KarutaLaura Tomàs Avellana
KokeshiRaizo
HanetsukiWikimedia Commons
Fotografía del encabezado: un grabado de Kikukawa Eishin creado probablemente en la década de 1810 muestra una raqueta hagoita y un volante utilizados en el juego del hanetsuki. La imagen, de la colección del Rijksmuseum de Ámsterdam, es cortesía de Wikimedia Commons.

 La ceremonia del té

 

El mundo del zen en un tazón de té

El gesto sencillo de poner té verde en un tazón y verter agua caliente es más que un gesto sencillo en la ceremonia del té. Es una muestra de hospitalidad cuyos preparativos varían en función de la estación, y en la que se toma el té junto a los invitados. Las normas de la ceremonia del té japonés no afectan solo a la forma en la que se toma, sino también a la vida a través de unas normas de cortesía y una filosofía. En japonés, la ceremonia del té se conoce como sadō o cha no yu, y es una tradición que, junto con otros elementos que la componen como la cocina kaiseki, el ikebana y el arte, ha contribuido al desarrollo de la cultura japonesa.

El origen de la ceremonia del té actual: Sen no Rikyū

La ceremonia del té se sustenta sobre la práctica y el pensamiento del budismo zen, y es conocida en japonés como sadō, chadō o cha no yu. En la ceremonia se hierve el agua, se prepara y ofrece un tazón de té a los invitados de forma tradicional.

El té llegó a Japón procedente de China alrededor del siglo VIII, pero fue posteriormente, en el período Kamakura (1185-1333), cuando el monje Eisai de la secta Rinzai del budismo zen trajo de China el método para preparar el té verde matcha, comenzando así la costumbre de tomarlo en el templo y extendiéndose su consumo por todo el archipiélago poco después. En el período Muromachi (1336-1573) se popularizó la ceremonia del té durante los banquetes con invitados en las casas de los samuráis y de la nobleza.

Al principio se utilizaban en estas reuniones tazones para el té de alto valor creados en China y se adornaba la estancia con cuadros maravillosos, puesto que se trataba de ocasiones para presumir de ostentación y lujo, pero con el tiempo Murata Jukō, el maestro del té del octavo shogún del período Muromachi Ashikaga Yoshimasa, prohibiría los juegos de azar y la ingesta de alcohol durante la ceremonia del té e introduciría el estilo wabicha, más austero, en el que lo más importante es la comunión espiritual entre el anfitrión y los invitados.

Más tarde, con el maestro Sen no Rikyū (1521-1591), se perfeccionó el estilo wabicha y la ceremonia del té evolucionó en un rito sencillo y sosegado en el que se da más importancia a un estado mental de armonía, respeto, pureza y tranquilidad. Este es el origen de la ceremonia del té que conocemos en la actualidad.

Desde la izquierda, el tazón para el té (chawan), la escobilla para batir el té (chasen), el recipiente del polvo de té (natsume) y la pala (chashaku).

La ceremonia del té según Sen no Rikyū

El wabi-sabi, la filosofía que envuelve la ceremonia del té, trata sobre la contemplación de la belleza en las cosas sencillas. Sen no Rikyū eliminó las cosas innecesarias de la habitación en la que se celebra la ceremonia del té y redujo el espacio a 5 m2 (3 tatamis) o 3,3 m2 (2 tatamis), incluyendo también un pequeño hueco a modo de entrada (nijiriguchi) por el que sólo se podía pasar agachándose. También abandonó el uso de tazones para el té lujosos y los sustituyó por otros más sencillos. El jardín delante de la habitación para el té es conocido como roji y está dispuesto a la imagen de los jardines de los templos budistas de las montañas para que los comensales puedan encontrar la paz. En la habitación para el té de Rikyū la toma de luz natural y otros elementos están dispuestos con libertad, aunque no carecen de racionalidad, y esto es algo que ha tenido una gran influencia también en la arquitectura contemporánea.

Este estilo de ceremonia del té ha continuado hasta la actualidad en tres grandes escuelas herederas de Sen no Rikyū: Omotesenke, Urasenke y Mushakōji-senke, si bien es cierto que, aunque en esencia el ritual sigue siendo como antaño, en la actualidad en cada escuela ha variado un poco la forma de preparar el matcha y los instrumentos que se utilizan.

Un jardín roji.

Los calcetines blancos, imprescindibles en la ceremonia del té           

Para aprender la ceremonia del té es necesario estudiar en un aula reconocida por cualquiera de las escuelas. Los tazones para el té, el caldero para hervir el agua y el resto de elementos necesarios son preparados por el aula. A los invitados a una ceremonia del té se les recomienda que lleven consigo la servilleta que sirve de plato en el que será servido el dulce (kaishi), el palillo para tomarlo (yōji) y el portador de este último. Si quieren comenzar a aprender cómo se realiza esta ceremonia, además de estos últimos es mejor disponer de, como mínimo, el paño de seda fukusa para limpiar los utensilios después de su uso, el abanico con el que se saluda, y el estuche en el que se llevarán todos estos elementos (fukusabasami). Todos los utensilios para la ceremonia del té se pueden comprar fácilmente a través de internet.

Un abanico (sensu).

El paño fukusa.

Con el palillo (yōji) se come el dulce tradicional japonés sobre el papel (kaishi).

Tomando un tazón de té.

Como invitados a una ceremonia del té no es imprescindible llevar kimono o traje, pero se recomienda vestir con sobriedad y sin colores llamativos. Las joyas y los relojes de muñeca pueden estropear los tazones para el té al rozarlos, por lo que se recomienda desprenderse de ellos, y es preferible no llevar perfume, ya que enmascararía el aroma del té o del incienso. Estos son puntos a tener en cuenta. Es importante llevar calcetines blancos o tabi de este color (shirotabi) cuando se acude en kimono. Naturalmente, es importante evitar ensuciar la habitación, por lo que es preferible cambiarse de tabi o calcetines antes de entrar en la misma.

Interés por la ceremonia del té en el extranjero

Hay muchas personas que llegan a tener interés por la ceremonia del té a través de la práctica del budismo zen, y esta atracción también está extendiéndose en el extranjero. El sabor del matcha en bebidas y dulces está asimismo de moda. En 2014 el número de participantes del evento internacional de la ceremonia del té que se celebra cada año en Kioto aumentó espectacularmente con respecto al año anterior. Muchos establecimientos ofrecen ya a los visitantes extranjeros la posibilidad de asistir a un pequeño curso sobre la ceremonia del té con personal que habla inglés o chino, como Motenas Nihon o Asakusa Jidaiya, en el que los participantes pueden tomarse una fotografía de recuerdo vestidos con kimono. Además, la escuela Urasenke de la ceremonia del té tiene un curso orientado a personas de otros países (Midorikai) que acepta a estudiantes extranjeros. Por supuesto, hay muchos templos, hoteles, parques y cafeterías de Kioto y Kamakura en los que se puede degustar el té verde en polvo.

 Infografía imprescindible para aprender los rituales a seguir y como comportarse en los templos sintoístas japoneses!

10 sitios para aprender japonés gratis

 

 

Con el crecimiento de la industria tecnológica japonesa y el desarrollo del país como una potencia mundial, la lengua japonesa ha ganado popularidad en las aulas de idiomas del mundo. Si estás interesado en estudiar japonés pero cuentas con el tiempo o el dinero para asistir a una academia, te acercamos 10 sitios de cursos online para aprender japonés gratis. Toma nota:

Kira Teachings

El sitio ofrece cursos y tutoriales gratuitos para estudiantes hispanohablantes que quieran aprender japonés. Los imparte  Kira, licenciado en psicología por la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y profesor de diferentes idiomas, entre ellos el japonés. Lleva 8 años viviendo en Osaka y además es traductor y diseñador web. Kira Teachings ofrece métodos diferentes y recursos exclusivamente diseñados para estudiantes autodidactas, por ejemplo a través de la música, la animación o el manga, y de foros e intercambios.

Una guía japonesa a la gramática japonesa

Tae Kim, japonés, ofrece una guía completa para evitar las largas y tediosas explicaciones y dinamiza la enseñanza de gramática y vocabulario a través de ejemplos, diálogos interesantes y sugerencias con aplicaciones prácticas. Una guía japonesa a la gramática japonesa ya cuenta con los 5 primeros capítulos que incluyen el alfabeto japonés, el vocabulario y gramática con el kanji, diferentes recursos para practicar conversación, escucha, lectura y escritura. Cuenta con versiones en inglés, español y francés, entre otras.

Kimisikita.org

El portal Kimisikita enseña gratis, de forma amena y divertida el idioma, y tiene diversos recursos de aprendizaje: un curso básico y otro intermedio de Kimi, el curso Haoumaru, el Watashiwa, lecciones de Kanji y ejercicios, 5 lecciones completas de gramática japonesa, las partículas, las listas de verbos, datos curiosos sobre la cultura japonesa, y ejercicios sencillos diarios para practicar, como las frases del día, los cuentos antiguos, textos para estudiantes intermedios, canciones japonesas, anime, y mucho más.

Aprende japonés

Este sitio se centra fundamentalmente en el aprendizaje de la gramática y fonética e incorpora aspectos de la cultura local. Aprende japonés tiene además un curso de japonés que ahonda en la escritura japonesa, la pronunciación, la gramática, los números, las fechas, el tiempo…también tiene una introducción a los kanji, juegos para aprender la lengua y un blog con vídeos útiles.

Aprende japonés con Fundación Japón

Es una web divertida y gratuita de estudio del japonés para todos los niveles. Fundación Japón ofrece lecciones cortas y entretenidas con profesores japoneses, un índice temático con lecciones en diálogos sencillos, avanzados, frases claves, identificación de kanjis, y mucho más.

Japoneando

El sitio busca acerca la lengua nipona y el estilo de vida japonés a todos los hispanohablantes interesados a través de diferentes proyectos, donde incluyen vídeos, blogs y viajes, entre otros recursos. Japoneando es un curso en vídeo donde los instructores David, Mio, Eri, Lei, Yurika y Shiho enseñan las claves de la lengua de forma sencilla y a través de capítulos cortos y divertidos. También puedes acceder al blog Un español en Japón escrito por David para compartir vivencias, cultura y viajes en Asia.

Habla japonés

Habla japonés es un sitio dedicado a la práctica del idioma japonés a través de tutoriales, un foro de mensajes, juegos para poner en práctica lo aprendido en los diferentes niveles, diccionarios de kanjis y de español-japonés, e incluso un chat para hablar de lo que quieras, siempre que sea en japonés.

Hablemos en japonés

Hablemos en japonés es un programa realizado por NHK WORLD Radio Japón, a través del cual puedes aprender la gramática básica y expresiones útiles de la lengua japonesa a través de lecciones en forma de telenovela que se actualizan cada semana. Enseña a través de historias y diálogos entre los personajes del sitio: Anna, una estudiante tailandesa que viaja a Japón a estudiar el idioma durante un año, y sus amigos Sakura, Rodrigo, el profesor Suzuki, la señora de la residencia de estudiantes y Kenta. El curso es supervisado por la profesora Akane Tokunaga de la Universidad de Estudios Internacionales de Kanda.

Japonés por libre

Este sitio ofrece un curso enfocado a aprobar el Examen de Aptitud del Idioma Japonés. Para ello necesitas crear suficientes conocimientos para alcanzar el nivel 4 ó 5. Son breves lecciones (1 ó 2 nuevas por semana) para un trabajo de una hora y propone ejercicios a modo de ejemplo y que el profesor corregirá si los posteas en el foro que ofrece Japonés por libre. Cuenta con una sección dedicada a la bibliografía del cursos, un foro y un blog de estudiantes con información extra.

Aprender Japonés Online

Este portal se dedica exclusivamente al aprendizaje del japonés. Se actualiza periódicamente y tiene un curso de japonés para principiantes, un listado de las formas de los verbos y sus explicaciones. Aprender Japonés Online enseña las claves de la lengua, consejos útiles, y a medida que avanzas podrás ir accediendo poco a poco a los diferentes tipos de adjetivos, las formas de los verbos y los kanji.

EL TATAMI

Los tatamis se emplean para revestir los suelos de las habitaciones de estilo japonés en los hogares, en los ryokan, los restaurantes, los templos budistas y las salas para la celebración de la ceremonia del té, entre otros. Originarios de Japón, constituyen un elemento indispensable en el día a día más tradicional del pueblo de este país, ya que es posible sentarse directamente sobre ellos, o colocando un cojín, e incluso dormir extendiendo un futón.

La composición

En Japón, los suelos se revisten tradicionalmente con tatamis. En la actualidad, los hogares del país cuentan con habitaciones tanto de tatami como de parqué, siendo las primeras de estilo japonés. Además, los tatamis se emplean en las estancias donde se lleva a cabo la ceremonia del té. Por norma general, tienen 182 centímetros de largo y 91 de ancho; para revestir una habitación se suelen utilizar entre tres y ocho tatamis. Cada tatami consta de tres partes: tatamidoko (interior), tatamiomote (exterior) y tatamiheri (lateral).

El tatamidoko es una plancha con un grosor aproximado de 5 centímetros que se elabora tejiendo paja de arroz. Sin embargo, en los últimos años, problemas como la caída del suministro de paja y la proliferación de moho y ácaros por el uso de este material se han traducido en un uso extendido del poliestireno extruido y las fibras blandas.

El tatamiomote se elabora con tallos de junco. Los juncos son la urdimbre que se trama con hilos de cáñamo o seda. Recientemente se utiliza también papel o plástico, además del junco, que en muchos casos procede de China por su precio asequible. Cuando el tatami es nuevo, destaca por su verdor y su aroma, pero el color se va desgastando con el uso. Si la superficie sufre daños, esta se puede revestir, de modo que es posible utilizar el mismo tatami durante decenas de años.

El tatami es relativamente elástico y destaca por su capacidad de aislamiento térmico, así como por la comodidad de poder caminar descalzo sobre él y su utilidad para regular la humedad.

El tamaño

Los tatamis suelen ser rectangulares, aunque también existen cuadrados. Respecto al tamaño, este difiere ligeramente en función de la región, si bien en la actualidad suelen emplearse modelos de pequeñas dimensiones en los apartamentos y otras viviendas. En muchos casos, se utiliza el número de tatamis para expresar la extensión de un cuarto. Por lo general, las habitaciones de estilo japonés suelen ser de 3, 4, 5, 6 y 8 tatamis.

La historia

Aunque muchos aspectos de la cultura japonesa proceden de China, se cree que el tatami se originó en el archipiélago nipón. El tatami más antiguo de Japón que se conserva a día de hoy data de mediados del siglo VIII y se conserva en el Shōsō-in, un edificio del templo Tōdai, en Nara.

En el período Heian (794-1185), los tatamis se empleaban en las residencias de los nobles; se colocaban a modo de cojín o cama, según fuera necesario, sobre los suelos de madera. Su uso se extendió desde finales del siglo XII hasta mediados del siglo XVI, del mismo modo que se emplean en la actualidad, esto es, para revestir el suelo en su totalidad. Las clases populares comenzaron a utilizarlos a mediados del período Edo (1603-1868). Los tatamis llegaron a todos los pueblos agrícolas a partir de la era Meiji (1868-1912).

El presente

Tras la Segunda Guerra Mundial, los japoneses occidentalizaron sus costumbres, pero las habitaciones con tatami siguieron constituyendo el núcleo de las viviendas durante muchos años. Los hogares en los que se prescindía de estas estancias comenzaron a proliferar en torno a 1990, época en la que el parqué cobró popularidad.

Según una asociación de la prefectura de Kumamoto –la primera del país en producción de junco– dedicada a la venta de este material, la demanda de tatamiomote se ha reducido hasta un tercio, esto es, de 45 millones de unidades en 1993 a 14,9 millones en 2012.

Los futones se colocan sobre el tatami a la hora de dormir. Durante el día, se guardan en el armario empotrado.

Sin embargo, las habitaciones de parqué pueden resultar frías y su suelo, ruidoso, de ahí que recientemente haya resurgido el tatami. Los nuevos modelos, coloridos, están cobrando popularidad; también se colocan los tatamis directamente sobre la madera y se fabrican con otros materiales aparte del junco.

El tatami, que se transforma en silla o cama colocando sobre él un cojín o futón, permite llevar una vida simple sin apenas muebles. Si se pone cuidado en la elección de los materiales empleados en su elaboración, todos ellos se podrán biodegradar cuando uno se quiera deshacer de él. Se trata de un material de construcción inocuo con el medio ambiente.

Imagen del encabezado: habitación tradicional japonesa con tatami, una mesa baja y cojines para sentarse

(Traducción al español del original en japonés)

Fuente original: https://www.nippon.com/es/

¿Por qué un cutis blanco es sinónimo de belleza para las japonesas?Desde tiempos antiguos, las mujeres japonesas consideran que un cutis blanco es sinónimo de belleza, hasta el punto de que existe un refrán que señala que este color sirve para tapar cualquier imperfección. A día de hoy, aunque las tendencias occidentales tienen una fuerte presencia en Japón, el antiguo canon de belleza asociado a una tez blanca no ha perdido importancia. Hemos investigado acerca del origen de esta percepción de la estética y el maquillaje.

Un cutis blanco, muestra de decoro en Japón

Las mujeres desean estar bellas siempre. Las japonesas, por ejemplo, sienten una especial predilección por mantener la piel blanca, una tendencia presente en la historia de Japón desde el período Nara (710-794), época en que las niponas empezaron a maquillarse el rostro de blanco utilizando polvos para la cara. Esta práctica pasó a formar parte del canon de belleza del país con la llegada del período Heian (794-1185); así lo atestiguan obras clásicas de la talla de El diario de la dama Murasaki y La novela de Genji, en las que se alude a lo bonito que es tener una tez blanca. Es entonces cuando este tipo de maquillaje se convirtió también en una forma de expresar la pertenencia a las clases más altas de la sociedad.

Saushiarahi, cuadro perteneciente a la serie del pintor Baichōrō Kunisada inspirada en varias obras de la poetisa Ono no Komachi. Esta obra de 1857 muestra a varias mujeres que trabajan en el barrio rojo mientras se asean y arreglan por la mañana. La de la izquierda lleva en la boca un nukabukuro, una bolsa de salvado de arroz que hace las veces de guante exfoliante (Propiedad del Instituto Pola de Investigación en Belleza y Cultura).

 

En la actualidad se comercializan también cosméticos que contienen arroz. Estas imágenes son cortesía de Im y de Provision, empresa dedicada a la venta por correo de cosméticos perteneciente a la firma japonesa Kosé.

Al entrar en el período Edo (1603-1868), el gusto por una piel blanca se extendió también entre las clases populares, y se comenzó a conceder una mayor importancia a mostrar un aspecto más natural. En la segunda mitad de este período se publicó la obra Miyako fūzokukewaiden, todo un éxito de ventas durante más de un siglo que aborda los aspectos más relevantes de la belleza y la estética femeninas, y en la que se habla, por ejemplo, de tener una piel hidratada y natural. También se explica cómo lavarse la cara, cómo elaborar mascarillas con litargirio y tratamientos contra el acné empleando plantas medicinales, todo para conseguir una piel bella y blanca.

Tomizawa Yoko, investigadora en el Instituto Pola de Investigación en Belleza y Cultura.

“Las japonesas aspiran a tener una piel blanca, pero con un tono que se asemeje más bien al de una bola que ha sido pulida. Este matiz de lo que entienden por una tez blanca es importante. En particular, se hicieron muchos esfuerzos para idear maneras de conseguir una dermis bonita a partir del período Edo”, afirma Tomizawa Yoko, del Instituto Pola de Investigación en Belleza y Cultura. En el Miyako fūzokukewaidense explica cómo las mujeres de la época dedicaban una gran cantidad de su tiempo a conseguir un aspecto natural. Para ello, se maquillaban y desmaquillaban en repetidas ocasiones, y se limpiaban con un paño solamente las mejillas, todo con el objetivo de que su cara pareciera transparente.

El maquillaje constituye una parte del decoro y los modales femeninos, de ahí que en el período Edo las japonesas estuvieran maquilladas desde que se levantaban hasta que se acostaban, incluso a la hora de darse un baño. Sin embargo, se consideraba de mala educación que una mujer mostrara cómo se maquillaba. Tomizawa Yoko nos cuenta que esta relación entre el decoro y el maquillaje es un concepto arraigado en Japón incluso en la actualidad, y que esto precisamente explicaría por qué se considera una grosería maquillarse en el tren, por ejemplo.

A la izquierda, Dōteishūgetsu, cuadro de la serie Shūjo hakkei, del pintor Gototei Kunisada, en el que una mujer semidesnuda se aplica unos polvos blancos. Se ha apartado el kimono para no ensuciarlo de maquillaje, ya que tradicionalmente las japonesas se maquillaban las orejas, el cuello y parte del pecho, además de la cara. Esta escena representa un momento privado y muy personal del día a día de las mujeres en Japón desde tiempos antiguos. A la derecha, Biensenjokō, shikibuhake (Biensenjokō con una brocha shikibu), obra del artista Keisai Eisen que data de entre 1818 y 1830. En ella vemos cómo una prostituta de la segunda mitad del período Edo se pone polvos de maquillaje blancos con una brocha. (propiedad de Instituto Pola de Investigación en Belleza y Cultura).

Colores básicos: blanco, rojo y negro

Yanagihashi Okon beni wo sashi, cuadro de la serie Tōseimitate jūroku, del pintor Tokohara Kunichika. Data de 1871 (Instituto Pola de Investigación en Belleza y Cultura).

En Japón, el negro es un color importante que simboliza la belleza y el esplendor: originalmente, las mujeres de este país tienen el pelo oscuro, y en otros tiempos solían ennegrecerse los dientes tras casarse. Esta costumbre, junto con la de depilarse las cejas después de tener un hijo, es exclusiva del archipiélago nipón, y tendría su explicación en el hecho de que no mostrar abiertamente el semblante se consideraba una virtud. Es una representación de la modestia, y como tal, un gesto de decoro. Sin embargo, en 1870 se les prohibió a las nobles de la corte que se tiñeran los dientes para evitar que los occidentales pensaran que se trataba de una costumbre bárbara. En las clases populares quedó parcialmente esta práctica hasta la era Shōwa (1926-1989).

Durante muchos años, las japonesas utilizaban el maquillaje como una forma de expresar modestia; esto es, para parecer discretas y moderadas. No obstante, en las grandes ciudades como Osaka, Kioto y Edo (la actual Tokio), comenzó a ponerse de moda maquillarse elegantemente para ir a ver obras de teatro kabuki o para salir a contemplar los árboles en su época de floración. En aquel entonces, las mujeres imitaban a los actores de kabuki y a las prostitutas, que eran los que marcaban tendencias en lo que a moda se refería. También empezó a estilarse una vestimenta más llamativa. Las mujeres decidieron usar el color rojo para resaltar partes como las mejillas, los labios, los ojos y las orejas.

Los colores básicos en el maquillaje típico de las japonesas son el blanco, el rojo y el negro, tonos que utilizan también los actores de kabuki para caracterizarse. La variedad cromática se amplió durante la segunda mitad de la era Meiji (1868-1912), cuando comenzó a difundirse la cultura occidental en Japón.

El color de la piel y la occidentalización

Uno de los mayores cambios que experimentó en esa época el mundo del maquillaje en Japón fue el nacimiento del concepto del “color de piel”. Durante la segunda mitad de la era Meiji, con la llegada de los polvos para la cara en distintos tonos, las mujeres japonesas se dieron cuenta de que existen tonalidades que favorecen más o menos en función del color de la piel de cada una. Además, al entrar en la era Shōwa, se amplió la variedad de productos existentes, y se hizo posible elegir un tono más acorde con el color de piel original. La mayoría de los productos eran polvos de color.

A la izquierda, imagen de una mujer de la era Meiji con un maquillaje y unas cejas naturales. A la derecha, cosméticos de entre 1920 y 1930 cuyos envases están decorados con un dibujo de una mujer: barra de labios, polvos para la cara, pulverizador para perfume y colorete (propiedad del Instituto Pola de Investigación en Belleza y Cultura).

 

Imagen del fotógrafo Yokosuka Noriaki (cortesía de Shiseidō).

El maquillaje occidental estuvo en boga en Japón desde que finalizó la Segunda Guerra Mundial hasta la década de los sesenta; en esa época, comenzaron a comercializarse sombras de ojos, bases de maquillaje con aceites y grasas para cosméticos, pestañas postizas y rímel, entre otros productos.

“La difusión de la televisión en color ejerció una gran influencia en que el maquillaje de estilo occidental se popularizara en Japón. En aquel entonces, se utilizaban tonos rosas para filmar casi todas las escenas de las películas, así que parece que este tono se puso de moda también a la hora de maquillarse”, señala Tomizawa Yoko.

En los años ochenta se apreciaban dos tendencias en cuanto al maquillaje: por una parte, se imitaba lo occidental y, por la otra, se intentaba potenciar las características originales de cada persona y un estilo japonés. Que la actriz y modelo Yamaguchi Sayoko, de pelo negro y ojos rasgados, cobrara fama mundial sirvió de aliento al resto de japonesas.

Volviendo a los orígenes del maquillaje típico japonés

Tienda Pola The Beauty en el barrio de Ginza, en Tokio (cortesía de Pola Holding).

A partir de los años ochenta, el concepto que tienen las japonesas respecto al maquillaje evolucionó a la par que el sector de los cosméticos. En la segunda mitad de esta década, la ciencia se puso al servicio de la cosmética, y el mercado comenzó a exigir que se explicaran con claridad los componentes, los mecanismos y los beneficios de este tipo de productos. Además, en los últimos años se han puesto de moda en la industria palabras como “antienvejecimiento”, algo que evidencia esta relación entre conocimientos científicos y estética.

Por mucho que ahora se lleve un maquillaje más cargado, existen personas como Tomizawa Yoko, que cree que las mujeres japonesas siguen pensando del mismo modo que lo hacían las de la época en que se publicó La novela de Genji: consideran que lo más bonito es una piel natural bien cuidada.

“En la actualidad existen numerosas tendencias, como la de broncearse y maquillarse con tonos muy oscuros (ganguro en japonés); sin embargo, las mujeres de hoy siguen pensando como las de antaño, de ahí que valoren que la tez tenga una textura lisa y suave como la de una pelota. Últimamente se habla especialmente de un boom de las pieles blancas, pero yo diría que esta tendencia se asemeja más bien al concepto tradicional de blancura”, sentencia Tomizawa.

(Artículo traducido al español de la versión original en japonés de Ushijima Bifue)

Imagen del título: Ogushiage, cuadro perteneciente a la serie Chiyoda no Ōoku del pintor Yōshū Chikanobu. Data de entre 1894 y 1896 (propiedad del Instituto Pola de Investigación en Belleza y Cultura).

Guía práctica de Japón en español

 Así se despide el año en Japón: costumbres de fin de año

Creo que la forma en qué despedimos el año en Japón es bastante diferente de como se suele realizar en otros países. Se siguen una serie de rituales y costumbres, a mi parecer con un sentimiento espiritual e incluso religioso muy diferente de por ejemplo como lo suelo celebrar en España.

Empezando por la campanadas en Nochevieja, en Japón no existen las típicas 12 campanadas con las que aquí se suelen comer las uvas. En mi país, en Nochevieja es costumbre que los templos budistas repiquen 108 campanadas. Según el budismo, estas campanadas representan los 108 pecados a los que se enfrenta el ser humano. Cada una de ellas te libera de un pecado permitiéndote entrar al año nuevo como un ser totalmente liberado. La última campanada, que da entrada al nuevo año coincide exactamente con el momento de cambio de año. A estas campanadas se les llama Joya no Kane (除夜の鐘). Algunas personas suelen asistir al templo el día 31 por la noche para despedir el año junto al repique de campanas.

Pero esta no es la única costumbre del fin de año Japonés, a continuación os vamos a explicar algunas más:

La gran limpieza, Oosooji (大掃除): Cuando se acercan los últimos días del año, las casas japonesas hacen una limpieza a fondo para quitar el polvo del año viejo y recibir el año nuevo con un sentimiento de limpieza y orden, también se tiran las cosas viejas para hacer espacio a las cosas nuevas y buenas que han de venir.

La comida típica de fin de año, Toshikoshi Soba (年越しそば): Popularmente conocida como “soba para pasar el año”, se suele comer la noche del 31 de diciembre. Cada casa tiene su propia receta, pero este plato de soba suele incluir tofu frito, tempura o magret de pato. En este plato los fideos soba son especialmente largos y delgados, por lo que se dice que al comerlo se tendrá una vida larga y próspera.

Las Boonenkai, las fiestas para olvidar el año que se va (忘年会):  estas fiestas o “reuniones” se celebran normalmente a partir de la segunda quincena del mes de diciembre. El propósito de estas celebraciones es olvidar las cosas “malas” o desagradables que nos han pasado durante el año que se va, y atraer cosas buenas para el año que entra. Es lo que aquí suele decirse como “hacer borrón y cuenta nueva”.

Las boonenkai se suelen celebrar entre amigos o con la empresa donde se trabaja. La celebración de esta fiesta entre las empresas japonesas está muy extendida, y cada departamento celebra su propio boonenkai. En este post os explicábamos todos los detalles sobre este tipo de fiestas.

 


Estas son las principales características del fin de año japonés, ¿son muy diferentes de las costumbres de vuestro país? Estaremos encantados de que nos dejéis un comentario explicándonos como se celebra la despedida del año en vuestros lugares de procedencia. ¡Feliz fin de año a todos!

Takeshi es el precursor y profesor de japonés de Espai Wabi-Sabi. Su vocación es enseñar el idioma y lleva más de 8 años difundiendo sus conocimientos.

Los orígenes del sake

El sake es un elemento importante de la cultura japonesa. En primer lugar, ¿qué define el término “sake”? En japonés, la palabra “sake” designa exactamente una bebida alcohólica obtenida tras la fermentación del arroz. También se le llama Nihonshu (literalmente vino japonés). Por extensión, el término “sake” se refiere a cualquier bebida alcohólica. Este doble sentido se explica por el hecho de que hasta mediados del siglo XIX, antes de que el país se abriera a los productos occidentales, para la mayoría de los japoneses era la única bebida alcohólica conocida. Sólo con la aparición de bebidas diferentes como el vino, la cerveza o el whisky surgió la necesidad de nombrar el sake con un nombre específico.

Veamos primero los orígenes del sake. La técnica de fabricación del sake fue introducida de China poco después del cultivo del arroz, en el periodo Yayoi alrededor del siglo III, desarrollándose de oeste a este desde la isla de Kyushu hacia la región de Kinki (región alrededor de Kyoto). Originalmente, la inoculación del fermento se llamaba kuchikami (literalmente mascar en la boca), ya que los granos cocidos se sacarificaban por la saliva, y la fabricación del sake se llamaba kamosu, derivado del verbo kamu (masticar, morder). De hecho, el método de fabricación consistía en masticar mucho en la boca el cereal caliente, cambiarlo por azúcar mediante la enzima de la saliva y hacerlo fermentar con levadura silvestre. Este trabajo estaba reservado a las sacerdotisas, lo que significa que las mujeres están en el punto de partida de la fabricación del sake.

En el periodo Nara, en el siglo VII, un edicto de la corte imperial confiere al sake su caracter noble, regulando su carácter sagrado e integrándolo en ciertos ritos religiosos sintoístas. En el periodo Heian, el Enshiki describe un proceso para la fabricación de una decena de tipos de sake hechos “de arroz mezclado con koji y agua” y proporciona información sobre el proceso de calor. Desde el final del periodo Heian hasta el periodo Muromachi, la demanda de sake creció vertiginosamente, hasta el punto de que su precio superó al del arroz. Tomando el relevo de la corte imperial, los santuarios sintoístas que fabricaban sake proliferaron por todo el país.

El Osake no Nikki informa del descubrimiento de la siembra doble. El antepasado del sake actual había nacido. En el siglo XV, la fabricación de grandes tanques supone un gran impulso a la producción de sake y aparecen numerosos jisaké (sake de la región). El Sake “Morohaku” de ese periodo estaba muy cerca del sake moderno. En el periodo Edo, un artesano de Nada (área de Kobe) descubre la importancia de la mineralización del agua en la calidad del sake. Por último, en la era Meiji, se crea el Instituto Nacional de Fermentación y la química adoptará un papel importante en el proceso de fabricación del sake moderno.

El sake es por tanto una “cerveza de arroz”, es decir, agua de manantial en la que se cuece y fermenta el arroz tras su sacarificación con un hongo llamado koji cuyo nombre científico es Aspergillus flavus var. oryzae. La proporción de Koji debe ser al menos del 15%. La calidad del sake depende de tres factores clave identificados por la expresión waza-mizu-kome: waza (conocimientos técnicos), mizu (calidad del agua), y kome (calidad del arroz y grado de malteado).

Las proporciones para la fabricación del sake son de un 80% de agua y un 20% de arroz. Existen unos cincuenta tipos de arroz seleccionados para fabricar sake. Entre las más prestigiosas podemos nombrar las de Yamada-nishiki (prefectura de Hyogo), Omachi (prefectura de Okayama y de Hiroshima), Gohyakuman-goku (prefectura de Niigata) y Miyama-Nishiki (prefectura de Nagano). El arroz se pule para deshacerse de la grasa y la albúmina, para dejar sólo el corazón del grano, rico en almidón. Cuanto más se pule el grano, menor será la tasa residual o seimaibuai, y más fino será el sake. Como ocurre con el vino en Francia, cada región tiene su sake. El sake producido en la región de Tohoku es especialmente famoso. El clima más frío y la calidad del agua son generalmente esgrimidos para explicar la excelencia de sus caldos. Por el contrario, en el sur del país, las prefecturas de Kyoto y Nada (en Kobe), históricamente las primeras en haber desarrollado métodos modernos de fabricación para suministrar a la corte imperial y a los grandes santuarios, mantienen una gran tradición ligada a los conocimientos antiguos. A nivel local, la presencia de manantiales y la calidad del agua permiten establecer diferencias. De hecho, el agua es objeto de una legislación específica sobre su origen geográfico y su pureza.

Durante una estancia en Japón, la visita a una fábrica de sake o a uno de los numerosos museos que existen en el archipiélago, puede ser una manera lúdica y agradable de descubrir la cultura y el universo del sake. Muy a menudo, al final de la visita se ofrece una degustación de distintos tipos de sake.

Fuente original: https://www.turismo-japon.es

OMOTENASHI: LA HOSPITALIDAD JAPONESA

El término omotenashi (おもてなし) se puso de moda hace unos años durante la candidatura de Tokio como sede para los JJOO de 2020. Traducido como hospitalidad japonesa, el omotenashi va más allá de una buena atención al cliente: es la educación elevada a su máxima potencia, la mezcla del culto a las formas y el deseo de mantener la armonía social y evitar así el conflicto que tanto rigen las relaciones personales en Japón.

El omotenashi está tan presente en la cultura japonesa que a menudo se siente, aunque no se vea o no se pueda tocar. Como turistas, lo sentiremos en los ryokan o alojamientos tradicionales, en los onsen o baños termales, en las tiendas y restaurantes y en general a la hora de hacer turismo. Pero también veremos esa hospitalidad en ese taxi que abre automáticamente la puerta para dejarnos entrar o salir o en ese japonés que usa una mascarilla quirúrgica estando resfriado para evitar contagiar al resto.

Hay quien dice que en los orígenes del omotenashi encontramos la ceremonia del té y las artes marciales. Y es que esta forma de hospitalidad es el resultado del culto a la forma, a la etiqueta y a la educación, tan evidentes en dicha ceremonia. Pero también es resultado del culto al servicio para asegurar el respeto mutuo y en consecuencia, la armonía social, siendo el bien del grupo más importante que el bien individual. Y aquí entra en juego también el bushido, el código de los samuráis, que giraba en torno a la compasión y el respeto a los enemigos, el honor y la disciplina.

Hoshinoya-Tokyo-59

El omotenashi en la atención al cliente

El omotenashi en la atención al cliente surge del proverbio japonés ichigo-ichie (一期一会) que significa algo así como ‘oportunidad única en la vida’. Esto hace referencia a cuidar de cada cliente con respeto y amabilidad, pues es una oportunidad única de conseguir que su experiencia sea satisfactoria. De hecho, uno de los aspectos que más destacan los turistas cuando vuelven de viaje por Japón es la amabilidad y la cortesía de los japoneses en general, pero específicamente en hoteles, restaurantes y tiendas.

En la atención al cliente, este concepto gira en torno a la idea de que uno da humildemente sin esperar nada a cambio. Pero, además, también demuestra una gran atención al detalle y el saber anticiparse a las necesidades de cada cliente, buscando siempre su felicidad y bienestar. Es por ello que el omotenashi es, para los turistas extranjeros, una experiencia increíble.

Adelantarse a las necesidades del cliente como forma de omotenashi

El término japonés kikubari (気配り) hace referencia a saber anticiparse a las necesidades o peticiones de los demás (ya os hemos hablado de este término en un post específico) y está muy relacionado con la hospitalidad. Y es que la hospitalidad en general y el omotenashi en particular destacan por la capacidad de adelantarse y prever las necesidades de los clientes.

Por ejemplo, os contamos un caso personal. Quizás sepáis que Luis mide 1,94cm, por lo que los yukata ‘estándar’ de los ryokan con baños termales suelen quedarle cortos y pequeños. En más de una ocasión, en vez de tener que ser nosotros los que pidamos una talla más grande, nos hemos encontrado con un yukata de mayor tamaño en la habitación específicamente para él o nos lo han traído enseguida después de hacer el check-in. Para nosotros, esto es un claro ejemplo de hospitalidad japonesa.

Hoshinoya-Tokyo-30

La atención al detalle como forma de omotenashi

El término japonés kodawari (こだわり) hace referencia a la atención al detalle, a ser preciso y a tener en cuenta todos los aspectos de un trabajo. Naturalmente, es parte intrínseca del omotenashi.

Los ryokan o alojamientos tradicionales japoneses son el ejemplo perfecto de esto. Por ejemplo, cuando llegamos al ryokan es habitual encontrar una fila de zapatillas preparadas para que nos descalcemos. O, por ejemplo, recibir una taza de té verde y algún dulce tradicional mientras los empleados se encargan de gestionar el papeleo del check-in. Todo esto son claros ejemplos de esta hospitalidad japonesa en la atención al cliente.

Esa atención al detalle como forma de hospitalidad también la encontramos en los restaurantes de cocina tradicional o washoku, otro must de cualquier viaje por Japón. La atención al detalle no sólo se muestra en la presentación de los platos sino también en el uso de ingredientes locales y estacionales… ¡es toda una experiencia!

Hoshinoya-Tokyo-39

La sonrisa como forma de omotenashi

¿Cuántas veces nos hemos quejado de la atención al cliente en nuestros respectivos países de origen con dependientes a menudo serios, malhumorados o que simplemente parecen no querer hacer su trabajo? En Japón el omotenashi en las tiendas va más allá del irasshaimase (¡bienvenido!) con el que nos reciben en cualquier tienda o restaurante: la sonrisa forma parte específica de esa bienvenida.

De hecho, el término japonés hohoemi (微笑み) significa sonreír de manera amable y hospitalaria y está muy relacionado con el omotenashi, pues una simple sonrisa puede hacer milagros, ¿no os parece?

06082012TohokuD5_Akita-169

El trabajo en la sombra como forma de omotenashi

En las artes tradicionales japonesas existe una figura llamada kurogo (黒衣). Los kurogo son trabajadores vestidos completamente de negro que ayudan a los actores sobre el escenario. Es decir, están pero no están, pues físicamente se encuentran en el escenario pero no forman parte de la obra en sí y por lo tanto son casi ‘invisibles’ a ojos del espectador.

Salvando las distancias, la figura de los kurogo está muy presente en la atención al cliente japonesa, pues los responsables de la hospitalidad buscan estar (para conseguir su objetivo) pero a la vez, no estar (para no ser vistos). Por ejemplo, los trabajadores del ryokan que colocan las zapatillas en la puerta o colocan los futon cuando hemos ido a cenar, trabajan en la sombra con un objetivo muy claro en mente: cuidar del cliente para que se note su presencia pero no se les vea.

Kenroku-en en Kanazawa-16

Finalmente os dejamos con un breve vídeo explicativo con muchos ejemplos de hospitalidad japonesa. Está en inglés, pero sólo con las imágenes se entiende perfectamente. Podéis ver la atención al detalle a la hora de comprar y la filosofía detrás de cualquier negocio:

Como turistas, la hospitalidad japonesa a menudo nos exaspera (¿cuántas veces tenemos que oír lo de omatase itashimashita o ‘perdón por haberle hecho esperar’ cuando tan sólo hemos esperado 5 segundos?), pero también nos deja con la boca abierta, sorprendidos y admirados.

 

Fuente original: https://japonismo.com/blog/omotenashi-hospitalidad-japonesa

 

 

NUSHU, EL IDIOMA SECRETO QUE LIBERÓ A MILES DE MUJERES DE LA DOMINACIÓN MACHISTA

¿Cómo librarse del peso del machismo que recae sobre los hombros de cada persona que–consciente o inconscientemente– carga con los pensamientos, actitudes, juicios de valor y costumbres propios de una sociedad que denigra profundamente al sexo femenino? En el caso de las mujeres de Hunan que vivieron durante el siglo III, la respuesta fue tan contundente como profunda.

No hace falta un análisis más allá de la vida diaria para comprobar que el machismo es una práctica anidada en el grueso de las sociedades, tanto contemporáneas como históricamente identificadas. En las antípodas de todo cuanto conocemos como civilización y mientras el cristianismo se levantaba junto a un sistema moral que habría de gobernar occidente, en China las mujeres pasaban por un proceso de subyugación masculina sin precedentes en el lejano oriente.

nushu lenguaje

Después de la acogida del confucionismo como ideología oficial del Imperio, la dominación de un género sobre otro recrudeció con violencia en las provincias chinas. En Hunan, una selva húmeda con grandes yacimientos mineros y praderas para el cultivo de arroz, las mujeres parecían condenadas a perecer tal y como lo hacen las bestias: no tenían derecho a recibir educación escolarizada, ni siquiera aprender a leer y escribir.

No sólo eso; ninguna persona del sexo femenino solía caminar por la calle. Los usos y costumbres decretaban una reclusión aún mayor a la que en la misma época se experimentaba en occidente. Incapaces de comunicarse a través del lenguaje escrito, se dedicaban a bordar y preparar los alimentos durante el resto de sus vidas.

nushu lenguaje

Nada más contraer matrimonio, todos los nexos familiares se quebraban definitivamente. El pequeño nexo que las unía a sus madres o hermanas desaparecía, pues la tradición estipulaba la mudanza con la familia de su esposo. Algunas mujeres decidían correr el riesgo y miraban por horas a los hombres escribiendo, para intentar imitar esta práctica en solitario y así salir de su encierro, para romper con la soledad y crear una segunda voz que se comunicara al menos consigo misma, fruto de sus propios pensamientos.

En este contexto vivieron millones de mujeres cuyas historias, relatos y todo lo que tenían por decir fueron silenciados por el machismo que, valiéndose del implacable paso del tiempo y lo efímero de la oralidad, evitaron a toda costa su trascendencia, a través de la negación femenina a la única vía que tenemos para que nuestra voz resuene durante los siglos y alcance la inmortalidad: el lenguaje escrito.

nushu lenguaje mujeres

Se creía que las mujeres de aquellos tiempos habían perecido bajo el silencio más violento y sepulcral, hasta 1982, cuando una profesora descubrió a dos charlando en un idioma poco conocido. Después de un par de días de investigación, descubrió una tradición tan improbable como fantástica y que sobrevivió al peso de los siglos.

Se trataba del nushu, un idioma secreto creado por mujeres alrededor del siglo III en la provincia de Hunan que se mantuvo vivo hasta 2004, cuando Yang Huanyi, una viuda octogenaria pereció, llevándose consigo a la última voz que dominaba esa lengua.

nushu el lenguaje secreto

El nushu –que literalmente significa «escritura de mujeres»– se expresaba principalmente de forma escrita, transmitiéndose de generación en generación, en un vínculo que fortaleció y dio libertad y voz a los pensamientos, deseos e inquietudes de las mujeres de entonces. De madres a hijas, de hijas a nietas y entre hermanas o cualquier nexo femenino, el idioma se convirtió en un acto de rebeldía y desahogo, con la única regla implícita de nunca enseñarlo a los hombres.

La historia cuenta que el nushu tomaba una dimensión inesperada cuando la futura esposa contraía matrimonio y se marchaba a casa de su pareja. Entonces, las mujeres cercanas le regalaban un cuaderno, conocido como “El libro del tercer día”, que en el principio contenía los pensamientos y algunas vivencias de sus más allegadas sobre el momento que estaba experimentando.

nushu lenguaje

Las demás hojas estaban en blanco, libres para que su voz y escritura rompiera la infranqueable barrera del tiempo y el machismo de entonces y así, proyectar todo lo que sentían a través de los siglos, en un acto de rebeldía e inmortalidad por igual.

Autor y fuente o riginal:

http://culturacolectiva.com/nushu-el-idioma-secreto-que-libero-a-miles-de-mujeres-de-la-dominacion-machista/

 

 

 

ESCUELAS DENTRO DE LOS TEMPLOS-TERAKOYA (寺子屋)

By signed: Issunshi Hanasato (一寸子 花里) (日刊イトイ新聞) [Public domain], via Wikimedia Commons

By signed: Issunshi Hanasato (一寸子 花里) (日刊イトイ新聞) [Public domain], via Wikimedia Commons

Durante el periodo Edo, las escuelas públicas eran solo para los hijos de la clase samurai, por ende los niños que venían de familias comunes no podían estudiar en estas. Es por eso que en aquellos tiempos los templos budistas comenzaron a hacerse de un espacio para impartir clases a los niños que no tenían acceso a la educación pública. Estas “escuelas” dentro de los templos eran llamadas “Terakoya” (tera: templo, ko: niño, ya: casa), y lo que se enseñaba principalmente era a leer y escribir, además de utilizar el ábaco (instrumento para realizar cuentas) y a la vez practicar disciplinas como la tan importante ceremonia del té y la caligrafía.

Los proyectos de Terakoya comenzaron a alcanzar lentamente el nivel de la educación pública a la cual lamentablemente muchos niños no podían acceder. Gracias a estas instituciones improvisadas en los templos, todos los niños podían aprender lo básico para manejarse en la vida, y debido a esta ayuda que se proporcionaba Japón alcanzó un buen nivel de alfabetización.

Los instructores o “shishō” (師匠) eran los mismos monjes, o voluntarios que tenían un buen conocimiento de las materias que enseñaban. En el Terakoya los niños y niñas estudiaban por separado, sentados en seiza, frente a pequeñas plataformas donde con papel y tinta practicaban escritura y lectura, supervisados por el instructor y una ayudante que vigilaba de que no se comportaran inadecuadamente durante las clases.
En el Terakoya también se enseñaba modales y buenas costumbres, gracias a estas enseñanzas los niños podían tener una educación completa y suficiente para integrarse a la sociedad y trabajar en sus propios emprendimientos cuando sean adultos.

No obstante, en la era meiji la educación pública dejo de ser únicamente para los descendientes directos de la clase samurai, ya que esta se estaba desbordando debido a la restauración. Por ende se comenzaron a aceptar en las escuelas públicas a todos los niños del país.

Actualmente las escuelas japonesas tienen un alto nivel en disciplina, y conservan más o menos el mismo formato que las de occidente. Sin embargo el término “Terakoya” no solo es conocido como el nombre que identificó a estas fructíferas instituciones del Edo, sino que actualmente también es el nombre de una famosa escuela de teatro kabuki y disciplinas japonesas para niños.

Autor y fuente original: Dario Britez ;

http://www.mirandohaciajapon.com/2015/02/terakoya-escuelas-dentro-de-los-templos.html

 

 

JAPONÉS FÁCIL (Libro)

japons-fcil-1-638

LOS BAUTISMOS EN JAPÓN. (OMIYAMAIRI)

Bautismo-japonés-japon

El Hatsumiyamairi (abreviado como Omiyamairi) es un ritual shintoísta de paso para los recién nacidos en Japón. El ritual se lleva cabo después de un mes del nacimiento del bebé, cuando los padres y familiares cercanos lo llevan al santuario local para agradecer a los dioses por su nacimiento y pedir por la salud del niño. Este acto ceremonial se asemeja al bautismo cristiano.

Durante el ritual, el sacerdote shintoísta está vestido con una túnica y un sombrero puntiagudo, y recita unas oraciones mientras balancea una rama de Sakaki decorada con tiras de papel muy característica de la religión. Mientras recita las oraciones, dice el nombre del bebé y el de sus padres. Luego de haber recitado las oraciones, los padres del niño y los familiares que los acompañen (generalmente los abuelos del bebé) se inclinan uno por uno en el altar. Al finalizar el ritual, el sacerdote ofrece a los padres distintos obsequios como pergaminos, amuletos, y palillos bendecidos para cuando llegue el momento de darle la primera comida sólida al bebé.

Para el Omiyamairi, el bebé tiene que estar vestido con unas ropas tradicionales que incluyen un gorro y un babero especial. Los padres y abuelos pueden optar por llevar ropa tradicional o por usar trajes o distintas ropas formales. Estos rituales suelen costar entre 5.000 y 10.000 yenes, y suelen durar unos pocos minutos.

Autor y fuente original: Dario Britez ; http://www.mirandohaciajapon.com/2015/07/miyamairi.html

LA CULTURA DE LOS OBSEQUIOS EN JAPÓN

Unknown

En Japón es común mostrar agradecimiento a las personas que nos han ayudado con un regalo a mediados de año en verano (ochūgen) o al acercarse el final del año (oseibo). Ofrecer y recibir regalos es una costumbre japonesa conocida como zōtō, y sirve para mejorar las relaciones sociales. Las diferentes formas en las que se realiza esta práctica forma parte de la cultura japonesa.

Generalmente el período para obsequiar el ochūgen varía según la región, pero suele abarcar entre comienzos de julio y mediados de agosto. El oseibo, por otra parte, se entrega entre mediados y finales de diciembre. En estos períodos los grandes almacenes y supermercados preparan puestos especiales con distintos regalos. Cada familia suele hacer entre dos y tres regalos de media en cada período. Antes era común entregar los regalos en persona o hacerlos enviar por el gran almacén en el que se había adquirido, pero últimamente están extendiéndose otras opciones como el envío gratuito que ofrecen los grandes almacenes más lujosos, el envío a través de Internet, o la distribución por parte el supermercado cercano a distintos destinatarios.
Los alimentos, el regalo más común.

El regalo más popular es, sin duda, la cerveza. También son comunes el café y otras bebidas, las frutas y los dulces, productos del mar frescos del lugar, o cupones de compra, entre otras cosas. La razón de que se regalen alimentos es que es poco probable que la persona que los recibe los considere un regalo de mal gusto. Además, como son consumidos, no se convierten en una carga ni un objeto más en la casa de la persona que los recibe. Respecto al dinero que se suele gastar en cada regalo, dependiendo de la edad de la persona que lo recibe y nuestra amistad con ella, se suelen utilizar entre 3.000 y 5.000 yenes. Por otra parte, en los últimos 2 o 3 años han comenzado a proliferar los regalos de productos relacionados con la salud.
Uno de los regalos más peculiares de Japón es la fruta “de lujo” preparada para regalo, como por ejemplo el cantalupo o melón de almizcle. Los melones que vende Senbikiya, un establecimiento con 180 años de historia especializado en la venta de fruta de alta calidad, son especialmente cultivados produciendo sólo una fruta por planta. Después de que fueran reservados por la Casa Imperial, sus productos se volvieron muy populares como regalos en el mercado, y a pesar de que alcanzan un alto precio que ronda entre los 10.000 y los 20.000 yenes por pieza, los melones siguen siendo uno de los artículos más vendidos, llegando a representar un 20 % de las ventas anuales de esta empresa.

La cultura de regalar y de devolver el gesto.

Entre los distintos regalos que se dan en Japón en todo el año, están los que se entregan en fechas concretas como el otoshidama de Año Nuevo, el ochūgen, el oseibo, la Navidad, San Valentín, y otros regalos no conectados a fechas concretas como los del nacimiento de un bebé, el de shichi-go-san, el que se entrega tras ingresar en las escuelas o al graduarse, el que reciben los que cumplen la mayoría de edad a los 20 años, el regalo de boda, el regalo para felicitar al que ha aprobado el examen de ingreso en la universidad o a aquellos que han comprado o construido su casa, o se han mudado a un nuevo lugar, entre otros eventos. Por otra parte, también están los regalos que se llevan a los que han sufrido una enfermedad o un desastre (mimai), a aquellos que han perdido a un ser querido (kōden), etc. Hay ocasiones en las que se regala dinero, flores u objetos, todo depende de la intención y de la relación que tengamos con la persona a la que entregamos el obsequio..

La costumbre de traer souvenirs (omiyage) de cada viaje está también muy extendida. Cuando una persona viaja, ya sea por placer o por motivos de trabajo, suele traer de vuelta productos típicos del lugar para entregarlos a amigos y compañeros de trabajo. Cuando se visita a familiares y conocidos también se suelen llevar dulces (kashiori) u otros regalos.
Por otra parte, tras recibir un regalo es común también devolver el gesto. Los novios suelen entregar a los invitados que acuden a la boda el hikidemono, las personas que han sido visitadas durante su convalecencia devuelven el gesto con el kaiki iwai, las personas que han recibido regalos por su estrenada maternidad regalan el uchi iwai, y después de un velatorio se entrega a los asistentes el kōden gaeshi, entre otros ejemplos. La costumbre dicta que no se debe dejar pasar mucho tiempo para devolver el gesto tras recibir un obsequio. Un ejemplo de esto es el White Day el 14 de marzo, creado en Japón, en el que los hombres que han recibido chocolate en San Valentín entregan un pequeño regalo de vuelta.

Los modales en el intercambio de regalos.

Los regalos para cada estación y para distintas ocasiones ceremoniales se adornan con un lazo tradicional conocido como mizuhiki, y el regalo se envuelve en un papel con una decoración conocida como noshi.

Dependiendo de la ocasión hay distintos colores, números y formas de hacer el nudo del mizuhiki para decorar el sobre en el que se entrega el dinero o el envoltorio del regalo. En Japón existe también la costumbre de entregar dinero en sobres especiales para ello, o en unos envoltorios conocidos como pochibukuro. Hay también muchas formas de envolver los regalos, y muchas personas guardan los envoltorios o cintas de decoración para cuando hagan regalos en otra ocasión.
La cultura del intercambio de regalos resulta complicada por sus normas de cortesía tanto para los japoneses como para los extranjeros. Se podría comparar a la cuestión del honne y el tatemae (lo que realmente se piensa, y lo que se dice). En cualquier caso, la cultura del intercambio de regalos es una oportunidad para expresar nuestra gratitud a los demás, y es por ello un buen bálsamo para las relaciones sociales.

Fuente original: http://www.nippon.com/es/

10 CURIOSIDADES DEL SHINTOÍSMO

shinto

Santuario Yasukuni – Flickr photo credit: Toshihiro Gamo

El Shintō (神道) es la religión nativa de Japón. Esta religión no tiene fundador ni escritos sagrados, ni tampoco un “Dios” especifico para adorar, sino un gran número de deidades llamadas “Kami”, que son dioses que viven en la naturaleza. Según el Shintō, los Kami pueden encontrarse en un árbol, en una piedra, en el viento, en una cascada o incluso en la misma fertilidad. Actualmente tiene aproximadamente 108 millones de practicantes, y es una religión muy importante ya que a partir de esta se originaron muchos aspectos de la cultura japonesa tradicional. A continuación veamos algunas curiosidades de esta religión netamente nipona.

1 – Los santuarios Jinja

Los Jinja (神社) son los santuarios shintoístas donde la gente acude para orar a los Kami. En un Jinja la gente también puede hacer distintos rituales para limpiar su espíritu, adivinar como está de suerte, comprar amuletos, o dejar alguna ofrenda. Muchos extranjeros visitan con frecuencia estos santuarios shintoístas ya que tienen un aspecto tradicional muy atractivo, y un ambiente de mucha calma. Se estima que hay cerca de 100.000 santuarios en todo Japón.

2- Torii, los arcos sagrados

En los mismos santuarios, o en ciertos lugares sagrados están los Torii (鳥居). Son entradas que separan el espacio puro del profano. El torii es el símbolo del Shintō y se los puede encontrar en muchísimos lugares de Japón. Las empresas suelen comprar un torii para ubicar en lugares sagrados y así tener buena suerte en los negocios.

3- Miko, Las sacerdotisas

En el Shintō están los Kannushi, que son los sacerdotes del santuario. Ellos se encargan de manejar los distintos rituales y ceremonias que se realizan ya sea dentro como fuera del Jinja. También están las sacerdotisas llamadas “Miko” (巫女); estas ayudan en las ceremonias, en la venta de amuletos y en el mantenimiento del Jinja. Las Miko están desde la era Sengoku (1467-1568) y por lo general proceden de las familias de los sacerdotes. En el anime y manga suelen mostrar a las Miko como fuertes heroínas con un gran manejo de la magia. Un ejemplo puede ser la Profesora Mizuki de Sakura Card Captor.

4- Shimenawa

El Shintō consta de muchos objetos sagrados que se utilizan en rituales o para usar como adorno dentro de los santuarios. Una de estos objetos que se ven a menudo en esta religión es el Shimenawa. Se trata de una cuerda sagrada que se utiliza como cercado para impedir el paso de los malos espíritus.

5- Las ramas de Sakaki

El Sakaki (Cleyera Japonica) es un árbol sagrado en la religión Shintō. Es otro elemento que se usa muy a menudo como el Shimenawa. Se cree que el árbol de Sakaki es un lugar de residencia de los Kami, y es por eso que se lo usa en altares, ceremonias como las bodas tradicionales y diferentes ritos.

6- O matsuri, los festivales

El Shintō tiene muchos festivales que se celebran anualmente y suelen ser un gran atractivo para miles de visitantes tanto japoneses como extranjeros. Entre ellos está el Tori no Ichi, el Kanamara Matsuri y el Hakata Gion Yamagasa Matsuri.

7- Mikoshi santuarios portátiles

Los Mikoshi (神輿) son santuarios portátiles que se usan en las procesiones de los festivales shintoístas. Están colocados sobre postes desde donde son cargados por varias personas entre toda la multitud de los festivales.

8- Omamori, amuletos de la suerte

Dentro de los santuarios se venden unos amuletos de la suerte dedicados a diferentes deidades del Shintō. Estos amuletos son pequeñas bolsas de tela que dentro tienen un papel con una oración escrita por el sacerdote. Hay amuletos para diferentes fines; para tener suerte en el amor, en el estudio, en el matrimonio, en la salud y hasta en el trabajo. Incluso hay otros para tener protección a la hora de conducir, o para la prosperidad del hogar.

9- Tipos de Shintoísmo

Hay varias ramas en esta religión tan propia de Japón. Entre ellas está el “Minzoku Shintō” o también conocido como “Shintoísmo folclórico” en la que llevan a cabo rituales de paso sin necesidad de la presencia de un sacerdote. En los pueblos más alejados y especialmente entre las comunidades agrícolas este tipo de Shintō es el más frecuente. Por otra parte está el “Jinja Shintō”; que consiste en la adoración a las deidades dentro de los templos. Es la rama con mayor cantidad de creyentes ya que se la considera como “la rama original del Shintoísmo”. También está el Koshitsu Shintō; en el cual se adora especialmente a Amaterasu (La diosa del sol). Esta rama siempre tuvo mucho que ver con los emperadores de Japón. Por último está el “Shuha Shintō”, que es considerado como “El nuevo shintoísmo”. Esta rama surgió en el año 1868 y dentro de la misma hay diferentes grupos en los que adoran a distintas deidades.

10- Nihongi y Kojiki

El Nihongi y el Kojiki son los dos registros históricos más antiguos de Japón. Estos escritos tienen una inmensa cantidad de información sobre las tradiciones niponas, mitos, leyendas, y antiguos conceptos de esta religión. Es por eso que los considera como algo muy importante para el Shintō.

Artículo publicado en http://www.mirandohaciajapon.com

 

LA OBLIGACIÓN DEL OMIYAGE O RECUERDO EN JAPÓN

8642295401_bb481925a6_z

Típica tienda de omiyage

Una de las obligaciones sociales más asentadas de Japón es la obligación de comprar un omiyage a la vuelta de un viaje o vacaciones para los miembros de tu familia, empresa, amigos, etc. La palabra omiyage se suele traducir por ‘recuerdo’ o ‘souvenir’, aunque lo cierto es que un omiyage no suele ser un artículo de recuerdo que guardar sino que normalmente es algún tipo de comida específica y característica de la zona que hemos visitado, ya sea una especialidad de la zona o algún tipo de comida que la represente de alguna manera. Es por ello que en las tiendas locales, tiendas de conveniencia (konbini) y estaciones de tren y aeropuertos es frecuente ver pilas y pilas de omiyage envueltos y listos para llevar con los dulces o los ingredientes más típicos de la región.

El omiyage implica que nos hemos acordado de nuestros compañeros de clase o de trabajo durante nuestras vacaciones y por eso les hemos comprado algo para degustar. En el caso de los omiyage para compañeros de trabajo, suelen llevar implícito también unas disculpas y un agradecimiento porque los compañeros han tenido que asumir parte de nuestro trabajo mientras estábamos de vacaciones. Los omiyage más comunes son galletas, snacks, chocolates, dulces, mochi y caramelos, aunque también podemos encontrar ingredientes más salados y ‘raros’ según la región. Como curiosidad, dentro de la caja los artículos suelen venir envueltos individualmente, lo cual es perfecto para compartir entre compañeros.

Dar un recuerdo u omiyage es pues una parte importante de interacción social en Japón.

Artículo publicado en Japonismo: La obligación del omiyage o recuerdo en Japón http://japonismo.com/blog/la-obligacion-del-omiyage-o-recuerdo-en-japon

HYOTTOKO, UN CURIOSO PERSONAJE JAPONÉS

Unknown

Hyottoko es uno de los personajes más llamativos del folclore japonés, debido a su peculiar rostro y su fama de gracioso. Cuentan las leyendas, que Hyottoko es un ser que escupe fuego a través de un tubo de bambú. Debido a esta característica,  Hyottoko fue adoptado como “El dios del fuego” en la región de Tohoku. Hoy en día se lo representa con mascaras que se pueden conseguir en muchos festivales y tiendas.

 

Existe la “Danza de Hyottoko”, en la cual muchas personas disfrazadas bailan alegremente, con pasos sencillos y haciendo morisquetas al publico. Cada persona que participa en la danza, lleva una mascara de Hyottoko con una expresión diferente. Todas las mascaras son exageradamente graciosas, algunas con sonrisas gigantes, como si el mismo Hyottoko bailase tentado de risa.

 

Así mismo, en estas danzas también se pueden ver participantes con mascaras de Kitsune y de Otafuku. También existe una festividad llamada Hyuga Hyottoko Natsumatsuri, que se realiza en la prefectura de Miyazaki. Se lleva a cabo cada año y acuden miles de personas para disfrutar no solo de las danzas, sino de el ambiente familiar y agradable de las mismas. Hyottoko es visto tanto en festividades como en videos musicales, series, libros y hasta en video juegos. También he escuchado que utilizan su nombre para llamar a los tubos de drenaje de los aires acondicionados. Sin duda alguna es muy famoso, pero este payaso tradicional esta presente especialmente cuando hay algo que festejar.

Del portal mirando a Japón

OBON, EL FESTIVAL DE LOS ANTEPASADOS

obon,japon,mukaebi,japones

Flickr photo credit: Batholith (Dominio público) vía Wikimedia Commons

El obon (お盆) es una tradición religiosa muy importante, en la que se honra a las almas de los antepasados. Esta festividad de origen budista se viene celebrando en Japón desde hace más de 500 años, y hoy forma parte de las costumbres más significativas de la cultura japonesa.

El Obon suele durar tres días, y normalmente se celebra el 15 de agosto del calendario solar, aunque la fecha varía según la región. Durante estas fechas el primer ritual que se lleva a cabo es el “Mukaebon”. Durante el Mukaebon la gente limpia sus casas y aprovecha a visitar las tumbas de sus ancestros. También acostumbran a elaborar ofrendas para colocar en altares. Estas ofrendas se hacen en honor a los difuntos, ya que en Japón se cree que durante estas fechas las almas de sus ancestros vuelven a sus hogares de visita para reunirse con sus familias.

Es por eso que entre las ofrendas nunca faltan los vegetales, las bolas de arroz y el sake. Pero las dos cosas más importantes que se ponen en el altar son los pepinos y las berenjenas. A estos se les llama “Shōryōma” y tienen un significado muy interesante: ya que estos simbolizan a un caballo y a una vaca. Animales que utilizarán los difuntos para llegar a los hogares de sus familias. Con el pepino (el caballo) las almas pueden llegar rápido para comer el baquete y estar con sus seres queridos. Y con la berenjena (La vaca), podrán regresar lentamente al más allá cuando acabe la celebración. También acostumbran a prender fuegos en los jardines, para que las almas de los antepasados no se pierdan y puedan encontrar su hogar.

Entre los rituales del Obon también está el Tōrō nagashi, que consiste en poner a flotar lámparas de papel en el rio, para guiar a los ancestros de vuelta. También está el “Okuribi”, una ceremonia emblemática en donde se forma un Kanji (como el de “grande”: 大) con hogueras en las colinas para despedir a los ancestros. Este ritual es uno de los más populares en Kioto.
Por otra parte también está el “Bon Odori”, donde la gente se reúne para bailar al compás de la música tradicional con el motivo de dar la bienvenida a las almas. Es una fiesta muy alegre en la que participa mucha gente luciendo sus yukata y bailando alrededor de una torre con tambores de Taiko.

Si bien uno puede pensar que el Obon es una festividad triste, la realidad es que es todo lo contrario. Es una fecha muy esperada y cada ritual es realizado con mucha importancia y respeto. Pero sobre todo con buen humor, ya que es una festividad en la que la gente descansa para poder estar con su familia, volver a sus pueblos y pasar momentos amenos homenajeando a los ancestros.

Fuente original: Dario de Mirando Hacia Japón http://www.mirandohaciajapon.com

KOTO (琴) EL ARPA JAPONESA

koto, japanese, japon, japones, musica, shamisen koto, arpa

El Koto es en la actualidad un instrumento muy importante en la música folclórica de Japón. Llego a las tierras niponas por parte de los músicos Chinos durante el Periodo Nara. Debido a su estilo tan peculiar y a su sonido delicado fue ganándose un buen espacio entre las clases distinguidas. Al principio tenía siete u ocho cuerdas y era muy similar al Guqin y al Guzheng, instrumentos chinos del mismo tipo y con un poco más de antigüedad. Con el tiempo este instrumento se fue modificando y mejorando hasta que llegó finalmente a tener trece cuerdas, tal como lo conocemos hoy en día.

El Koto mide aproximadamente dos metros de largo y se fabrica en madera. Mientras que los sostenedores de las cuerdas o también llamados “puentes” son por lo general de marfil. Para tocar las cuerdas utilizan en una mano algunos plectros parecidos a uñas mientras que con la otra mano se realizan los tonos y las variaciones de sonido. Sin lugar a dudas un instrumento muy interesante, tanto por su complejidad y la sutileza de su música.

Fuente: Portal Mirando hacia Japón

CINE :Kuro – Obi Subtitulada en Español (completa)

Con mucho la mejor película de Karate ceñida a la realidad

DÍA DEL RESPETO A LOS ANCIANOS (敬老の日)

keironohi

El día del respeto a los ancianos o en Japonés “Keirō no hi”, es una festividad japonesa que se celebra cada año durante el tercer lunes de septiembre. En este día tan especial para la tercera edad, se realizan muchas actividades para la gente mayor y a la vez se transmiten los valores de respeto a los más pequeños.

Durante la fecha también hay una gran participación de los medios, que realizan entrevistas a los abuelos más longevos de Japón. Los abuelos y los ancestros son algo muy importante para los japoneses, por eso en este día, la juventud los agasaja como bien se lo merecen. Esta festividad surgió en en la prefectura de Hyōgo cerca del año 1950, pero en aquel entonces tenia otro nombre; Toshiyori no hi. Con el tiempo se fue volviendo una tradición que por cierto, habla muy bien de Japón.

Fuente: Del Portal Mirando Hacia Japón

EL OMIAI, ¿MATRIMONIO CONCERTADO?

boda-750x400El término omiai (お見合い) es frecuentemente traducido como “matrimonio concertado”, pero lo cierto es que esta traducción es poco exacta y, sobre todo, algo anticuada ya que poco tiene que ver con la realidad actual. En esta entrada intentaré explicaros qué significa un omiai realmente para disipar cualquier duda.

Con la palabra omiai nos referimos a una costumbre japonesa, que todavía sigue bastante vigente en la actualidad, a través de la cual se presentan a dos jóvenes desconocidos entre ellos con la idea de matrimonio. La idea principal es que los jóvenes se reúnen en una comida o cena formal con sendos padres para conocerse. En esta reunión, de carácter formal, los participantes suelen ir en kimono, aunque cada vez es más común el traje occidental, especialmente para los hombres, y toman algo mientras charlan tranquilamente. Posteriormente, los jóvenes irán a dar un paseo, los dos solos, para poder hablar así con más privacidad. A partir de ahí, es una decisión exclusiva de los jóvenes, aunque los padres puedan presionar en muchas ocasiones. Si no se gustan, aquí acaba la historia, pero si se gustan, pueden decidir seguir viéndose y acabar la relación en matrimonio, algo llamado miai-gekkon o matrimonio por omiai.

Autor:Laura / Portal japonismo

MUSICA

Bandas Japonesas con aire tradicional

“Rin”, conformada por tres mujeres, graduadas en el 2003 en la prestigiosa Universidad Nacional de Bellas Artes y Música de Tokyo. Su música posee un estilo más tradicional, quizás un poco más que los Yoshida. Pero aún así definen su música como “Pop”.

Fuente: Portal Mirando hacia Japón

 

HOTEI, EL ANTIGUO PAPÁ NOEL JAPONÉS

hotei

La navidad es un acontecimiento muy esperado en los países popularmente cristianos. En Japón el porcentaje de cristianos es muy bajo siendo el budismo y el shintoísmo las religiones más importantes. Aún así adoptaron la costumbre de festejar la navidad al igual que se hace en occidente. Obviamente, si chequeamos todos los detalles de la forma en se celebra en Japón, seguramente encontraremos algunas diferencias en comparación con la nuestra. Pero una de las diferencias más relevantes es que aunque ellos conocían la versión clásica de Papá Noel, antes preferían darle ese rol a uno de los “Shichi Fukujin” o siete dioses de la fortuna llamado “Hotei” o también “Hotei Osho”. Aquel monje gordo que utilizan de adorno en restoranes asiáticos o en salas de spá. Esa figura del ser sonriente que inspira prosperidad y alegría, al que muchos confunden con “buda”, es un símbolo muy positivo en oriente.

Hotei ha sido adoptado como la versión japonesa de papa Noel. ¿Por qué habrán elegido a esta deidad?, si lo pensamos un poco, enseguida nos daremos cuenta de que posee varias características similares a Papá Noel. En las figuras, Hotei tiene casi siempre una bolsa o una calabaza enorme con monedas y diferentes objetos. También carga lingotes de oro y varios símbolos de prosperidad. Siempre esta sonriendo y sus atuendos de monje con miles de detalles lo hacen muy llamativo y con un aura de tranquilidad. Se dice que cuando en Japón la navidad recién se estaba haciendo popular, Hotei era el personaje que cumplía con el rol de Papá Noel. Se le pedía regalos y se acostumbraba a decir que tenía ojos detrás de la cabeza para vigilar que los niños se portaran bien, ya que solo los niños buenos recibirían regalos. Con el tiempo, la figura de papa Noel occidental comenzó a ser la predilecta de los niños, dejando a Hotei en un segundo lugar, pero aún así, las familias japonesas más tradicionalistas hacen que esta deidad mantenga ese papel en la celebración.

Fuente: Del Portal Mirando Hacia Japón

AI AI GASA (あいあい傘) EL PARAGUAS DEL AMOR

aiaigasaAi Ai Gasa – Paraguas con los nombres de los enamorados

Es muy usual que en occidente, las parejas dibujen un corazón atravesado por una flecha, en el cual estén sus nombres. Es muy normal ver estos dibujos en cualquier parte, ya sea en arboles, paredes, postes, ect. En Japón las parejas hacen exactamente lo mismo. La única diferencia es que en vez de un corazón, ellos dibujan un paraguas.

A este símbolo romántico se lo llama Ai Ai Gasa. Para dibujarlo, por lo general hacen un triangulo con un corazón arriba, y una linea vertical en el medio. En cada lado del paraguas escriben sus nombres. Lo más común según me han contado, es que el nombre del chico vaya en el lado izquierdo, y el de la chica en el lado derecho, y por supuesto, se escriben de arriba hacia abajo.

¿Por qué un paraguas?

En Japón, compartir un paraguas con alguien especial, es un típico acto de romanticismo. Hoy en día es un cliché de los doramas, el anime y muchas películas románticas de Japón. Surgió en la era Edo, cuando a las mujeres japonesas no les permitían andar afuera libremente con un hombre que no tenga ningún tipo de vínculo o trato con la familia, ya que no era apropiado para la reputación de la misma. Por lo tanto, en las épocas de lluvias, los hombres y las mujeres aprovechaban el paraguas y el clima para salir y así conocerse. Haciendo esto no llamaban la atención, ya que “El hombre solamente compartía el paraguas con la dama para que ella no se mojara con las fuertes lluvias.” Una excusa muy buena, para pasar momentos noveleros bajo una sombrilla.

Ai Ai Gasa en anime, música y videos

En muchas series, canciones y hasta en anime de cualquier género puede aparecer este cliché tan adorado por las chicas. Un ejemplo puede ser el video de la famosa banda Visual Kei “Golder Bomber (ゴールダボンバー)”. En el video de “Mata kimi ni bango wo kikenatta”, se puede ver durante unos segundos al vocalista dibujando este paraguas.

Después de todo, no se trata de una tendencia moderna, sino de un símbolo que surgió poco a poco del periodo Edo y terminó convirtiéndose en un distintivo de los enamorados en Japón. Otro de esos detalles interesantes, que vale la pena guardar en el archivo.

Fuente: Del Portal Mirando Hacia Japón

Un comentario el “FILOSOFÍA.TRADICIONES Y CULTURA JAPONESA

  1. Pingback: Libro: Japonés Fácil | KARATE y algo más ...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

ONLINE SHOP / COMPRAS ONLINE

KARATE EN TOKIO 2020

KARATE EN TOKIO 2020

KARATE IN OLYMPICS

THE BOOK

KNOW WKF EVOLUTION FROM 1970 UNTIL TODAY

WKF BLOG

SLIDESHARE

SLIDESHARE

KARATE y algo mas ...

XXIII Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe

BARRANQUILLA 2018

BARRANQUILLA 2018

XVIII Juegos Panamericanos

Lima 2019

Lima 2019

WKF INTERNATIONAL CALENDAR

WKF INTERNATIONAL CALENDAR

WORLD KARATE FEDERATION

CALENDARIO PKF

PANAMERICAN KARATE FEDERATION

PANAMERICAN KARATE FEDERATION

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 905 seguidores

TRADUCTOR /TRANSLATOR

Sígueme en Twitter

LISTA DE SUSTANCIAS Y MÉTODOS PROHIBIDOS

LIST OF PROHIBITED SUBSTANCES AND METHODS

SAY NO TO DOPING!!

PLAY TRUE QUIZ

PLAY TRUE QUIZ

WKF SAY NO TO DOPING!

GUÍA DE REFERENCIA PARA EL DEPORTISTA SOBRE EL CÓDIGO MUNDIAL ANTIDOPAJE 2015

Español / English / French

Español / English / French

julio 2018
L M X J V S D
« Jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Sígueme en Facebook

TEST DE AUTOEVALUACIÓN

Para todo tipo de deportistas

Para todo tipo de deportistas

KATA AND KUMITE COMPETITION RULES ENG | FRA | ESP

KATA AND KUMITE COMPETITION RULES ENG | FRA | ESP

KATA AND KUMITE COMPETITION RULES WKF

KARATE FOR PERSONS WITH DISABILITIES

Examination questions-Kata /Examination questions – Kumite

 EN | FRA | ESP

EN | FRA | ESP

HOMOLOGATED ITEMS

HOMOLOGATED ITEMS

HOMOLOGATED ITEMS

VIDEOS OFICIALES WKF

WKF YOUTUBE CHANNEL

Estadísticas del blog

  • 1,993,761 visitas

Canal YouTube KARATE y algo más . . .

Karate 1 – Premier League Berlin 2018

Karate 1 - Premier League Berlin 2018

Karate 1 - Premier League Berlin 2018

WKF Senior World Championships 2018

Madrid, España

Madrid, España

Karate Quiz, App WKF

Karate Quiz, App WKF

Karate Quiz, App WKF

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: